viernes, diciembre 25, 2015

Reflexiones


He tardado demasiado tiempo (cuarenta y un años), en darme cuenta que sois siempre vosotras las que nos elegís a nosotros. Alguien tan enamoradizo como yo hubiera escrito menos, pero se habría ahorrado muchísimos berrenchines.

Es así: el hombre sólo tiene que estar alerta para reconocer vuestras señales; sutiles, enrevesadas, complicadas; vuestras pequeñas muestras de querer que nos acerquemos, vuestro lento y dulce veneno.



0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal