lunes, enero 07, 2008

Una ventana cerrada


Una ventana cerrada al tiempo. Perenne huella de la que fue y ya termina. Ya nunca nadie la abrirá para que un suave aire la atraviese, ninguna enamorada mirará entre sus rejas buscando unos brillantes ojos. Ahí está, en la calle la Iglesia, muerta, cerrada al tiempo, con miedo a derribo.

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal