jueves, septiembre 16, 2010

Carpe Diem y que les den por culo


En algún sitio leí que un pesimista era un optimista bien informado, ¿o tal vez era al contrario? No sé. Sea como sea a un pesimista no se le debe invitar ni a agua.

Y eso lo digo yo; un pesimista a largo plazo y, seguramente, mal informado.

Resumiendo:

1º Los Humanos nos reproducimos a un ritmo exponencial. Somos una verdadera plaga. Y además somos directos competidores con las otras especies.

2º La actividad de muchos seres humanos puede alterar la biodiversidad.

3º Las alteraciones producidas pueden aparecer de inmediato o ser un proceso dilatado que tarde varias generaciones en dar la cara.

4º Todos los humanos quieren vivir al modo occidental, es lógico. O mejor dicho; al modo Estadounidense o Centro Europeo: tener mucho, consumir mucho, viajar mucho, gastar mucho, llegar rápido a todos lados, comer lo que se quiera, etc, etc...

5º Esa forma de vida afecta a la biodiversidad.

6º Con el paso de los años los países emergentes, más todos los que lógicamente vayan mejorando su economía, serán grandes consumidores de energía y materias (al modo mismo que nosotros lo somos ahora).

7º Ese alto consumo de energía, sobre todo de petróleo, y de materiales, producirá grandes cantidades de residuos. (Digamos: mierda)

8º Con el paso de las generaciones el planeta perderá muchas especies y las alteraciones producidas por la actividad humana dañarán a la biodiversidad y harán de la Tierra un lugar más triste.

9º Somos naturalmente egoístas, y nunca sacrificaremos nuestra forma de vida por algo que le traerá problemas a los nietos de nuestros nietos -Estos últimos, dentro de cientos de años, pensarán lo mismo de sus tataranietos-. Al final el Hombre, generación tras generación, irá acabando con toda la biodiversidad que no le sea útil para alcanzar su gran meta:

“ Carpe diem y que les den por culo”

Esta entrada se la dedico a mi amigo Tartésico.
Dichoso tú, que eres optimista.

Etiquetas:

18 comentarios:

Blogger Carlos ha dicho...

Hoy, en el muro de facebook de mi querida amiga Rosana he leído una frase que creo viene a colación.

"Si asumes que no existe esperanza, entonces garantizas que no habrá esperanza. Si asumes que existe un instinto hacia la libertad, entonces existen oportunidades de cambiar las cosas." Noam Chomsky

Un abrazo y salud.

P.D. Corren tiempos en los que será necesario volver a trabajar juntos.

16 de septiembre de 2010, 1:10  
Blogger kinisantos ha dicho...

Hola amigo Aureliano!!

Muy buen resumen a vuela pluma de la gran crisis medioambiental y de la biodiversidad.

A mí personalmente, me gusta mucho esta cita:

“El pesimista se queja del viento. El optimista espera que cambie. El realista ajusta las velas”

William George Ward

Un saludo...

16 de septiembre de 2010, 10:59  
Blogger DANI ha dicho...

Y encima creemos ser listos...

Yo también soy pesimista, o realista, segun se mire.

Un abrazo enorme

16 de septiembre de 2010, 22:43  
Anonymous Daniel ha dicho...

Ayer precisamente estuve discutiendo con Tartésico al respecto.

Hay problemas medioambientales evidentes y que no hacen sino alejarnos del optimismo.

La población mundial creció de 4.400 millones en 1980 a 6.000 en el año 2000. Eso representa una tasa anual del 1,56%. Si la población mundial siguiera aumentando a dicha tasa durante los próximos 50 años se llegaría en 2050 a 13.028 millones. Y si siguiera así otros 50, llegaría a 28.291 millones en 2100, y si siguiera otros 100 años, se llegaría en 2200 a 133.394 millones, etc.

Por otro lado, hay multitud de problemas evidentes: la pérdida de biodiveridad (especies en peligro de extinción...), la tala indiscriminada de árboles y de selva, etc.

Se puede ser optimista, pero sin llegar a ser un iluso.

Saludos.

17 de septiembre de 2010, 23:25  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Sin ilusión no se vive.

18 de septiembre de 2010, 2:50  
Anonymous la tierra herida ha dicho...

Dice el autor del blog gerena vive, que es optimista con la naturaleza.

Quizás el chaval lee poco o esta mal informado, o tal vez su optimismo es insensatez o inconsciencia.

Quizás esto le haga abrir los ojos:

-El 20% de la población consume el 80% de los recursos del planeta

-Los gastos militares son 12 veces más altos que la ayuda para el desarrollo

-5.000 personas mueren diariamente a causa del agua contaminada

-1.000.000.0000 De personas no tienen acceso a agua potable

-1.000.000.000 De personas padecen hambre

-El 50% de los cereales comercializados en el mundo se utilizan como alimento para animales y agrocombustibles

-El 40% de la tierra cultivable en el mundo está degradada

-13.000.000 de hectáreas de bosque desaparecen cada año

-Uno de cada 4 mamíferos, una de cada 8 aves, un anfibio de cada 3 está en peligro de extinción

-Las especies se extinguen a un ritmo 1.000 veces superior al natural

-Tres cuartos de los recursos pesqueros están agotados, en decadencia o al borde de estarlo

-La temperatura media en los últimos 15 años ha sido la más alta que jamás se haya registrado

-Podría haber 200.000.000 de refugiados climáticos antes del 2050

¿Te sigue acompañando ese sentimiento de optimismo, y de que todo está mejor que nunca?

Vivir para ver.

19 de septiembre de 2010, 13:26  
Blogger kinisantos ha dicho...

Hola a todos!!

Leyendo el comentario de "la tierra herida", que por cierto es el título de un fantástico libro del biólogo Miguel Delibes de Castro, hijo del escritor Miguel Delibes, y uno de los grandes de la conservación en nuestro pais y que de paso recomendaría leer a tartesico, decía que quizás habría que recordarle a "tartésico" un gran amante de la fotografía, que está haciendo muy buen trabajo documentando sobre la biodiversidad de nuestro pueblo en su blog Gerena Viva, una reflexión sobre algo mucho más cercano:

Sería importante reflexionar que en nuestro pueblo, Gerena, en los últimos 60 años, hemos perdido al Lince Ibérioo (Lynx pardinus), al Lobo Ibérico (Canis Lupus), y al Aguila Real ( Aquila chrysaetos), por citar a vuela pluma a especies emblemáticas de nuestra fauna ibérica, aunque han sido muchas más. Cada vez escasean más ciertos hongos como la Amanita Ponderosa (gurumelo), que antes teniamos en abundancia en fincas a las puertas del casco urbano, por no citar la perdida o escasez de ciertas especies de plantas, arbustos y árboles, que hace apenas unas décadas eran frecuentes. También peces, anfibios, reptiles e invertebrados.

La avutarda (Otis tarda), estandarte de nuestra campiña, se encuentra en peligro crítico de extinción con una población de apenas 20 ejemplares, de los cuales dos han muerto por colisión o electrocución en tendidos eléctricos próximos a la Mina de Las Cruces en los últimos dos años. Hace apenas 30 años la población de avutardas superaba los cien ejemplares.

Amigo tartésico, me parece fenomenal que seas optimista "por naturaleza", pero negar la actual crisis medioambiental y de la biodiversidad, sinceramente es de una necedad sin límites, o bien se debe a una desinformación total al respecto, cosa que me cuesta creer.

Del tal Limmia, se comprende, sería pedirle peras a un olmo, pero viniendo de tí, conciente desde adolescente de los problemas medioambientales que nos aquejan, ciertamente me ha extrañado bastante.

De todas formas, cada uno puede opinar como le plazca, y esta es mi opinión, creo que con cierto criterio argumentada.


Un saludo...

19 de septiembre de 2010, 16:42  
Blogger Aureliano Buendia ha dicho...

Creo que no hace falta rasgarse tanto las vestiduras y con tanta facilidad.

El amigo Tartésico (es mi opinión) ha visto, después de muchos periodos de sequía extrema, un Guadiamar aguantando el tipo. Un río vivo, lleno de vida, y eso le hace feliz y mirar al futuro con esperanza. Esperanza porque la Naturaleza resiste, soporta las envestidas. Porque la partida, tenga el desenlace que tenga, por lo menos será larga.

No hagan por favor juicios a la ligera de lo que una persona escribe en su Blog. Los Blogeros, por suerte, podemos dar la nota, pero no somos notarios.

Un saludo, y mis sinceras gracias a todos por participar.

19 de septiembre de 2010, 20:03  
Blogger Aureliano Buendia ha dicho...

Un inciso.

Creo, amigo Joaquín, que no es este el lugar para reprobar el comentario que ha hecho un tercero en otro blog. Pienso que lo correcto es hacerlo en el lugar donde está ese comentario. Lo digo amigo por lo que dices “del tal Limmia”

Un saludo.

19 de septiembre de 2010, 20:06  
Blogger kinisantos ha dicho...

Sinceramente Aureliano, discrepo contigo en lo de rasgarse las vestiduras. Yo no me he rasgado nada, sólo he dado mi opinión y la he argumentado. Crei que uno podía dar su opinión en este blog sin más, pero al parecer mi opinión no parece haber gustado mucho.

Tampoco deduzco despues de leer varias veces el post en cuestión, "Optimista por naturaleza" , que haya que darle el sentido que has comentado.

En fín, quizás para otro día me guarde mi opinión y así estaremos todos contentos.

19 de septiembre de 2010, 23:57  
Blogger Carlos ha dicho...

Espero que nada de esto afecte a la convocatoria de la tertulia y que vayamos todos...

20 de septiembre de 2010, 0:21  
Anonymous La molineta ha dicho...

Yo no se si todos estos datos y cifras que nos aportan estos señores eruditos serán o no verdaderas, lo que si se a ciencia cierta es que en el rio en el que hace unos años se produjo la mayor catástrofe europea de vertidos tóxicos, hoy por hoy se puede disfrutar de una biodiversidad increible.
Las garzas imperiales, reales y un sin fin de aves acuáticas crian tranquilamente en sus aguas (ver videos de naturaleza de Joaquín Cid Leal). Las espátulas y las cigüeñas negras comen en la pizana ( ver blog del Tartésico). Las nutrias nadan en el cachón, los meloncillos y las ginetas se han reproducido en la alegría, hay quien ha documentado huellas de lince en Sanlucar, hasta los flamencos vienen a descansar en las lagunas artificiales de cobre las cruces.
Todo esto si que es verdad, y os lo dice uno que su segunda casa es el sombrajo de Meloja, con lo cual no me parece correcto que considereis a Tartésico desinformado,iluso, insensato, inconsciente o necio, probablemente el vea lo que vosotros no veis.

20 de septiembre de 2010, 5:07  
Blogger Gracicienta ha dicho...

LO que yo digo, "la evolución de las especies", vamos todos camino de ser una gran ¿mierda?, claro que con distinciones, unos llegarán antes o de hecho ya lo son, y los otros, llegaremos después

20 de septiembre de 2010, 13:24  
Anonymous José Juan del Vallle Ramírez. ha dicho...

Salud a tod@s.

El liberalismo liberó y valga la redundancia una gran carga de optimismo en la sociedad del siglo XVIII contra los intereses conservadores que veian en la burguesia y desarrollo capitalista el fin de sus privilegios. En este sentido e historicamente el liberalismo económico y político y por ende su antítesis marxista, idealizaron en cierta manera el progreso humano como una mejora continua de las condiciones de vida de un mayor número de personas. Como siempre paradojas de la vida humana, las suertes han cambiado y la tendencia conservadora medioambiental se presenta como la fuerza que nos permite cierto grado de optimismo, frente a las fuerzas del liberalismo económico que ahora perciben la realidad con cierto pesimismo ante la evidente necesidad de finiquitar esta etapa de privilegios buergueses. En este sentido la Izquierda tiene ante si el reto de convertir la conservación medioambiental en el nuevo modelo de desarrollo económico y como bien dice Macaco "Volver atrás no es retroceder" es cuestión de perspectivas. Es decir, podemos y debemos creer que es posible vivir con menos y a la vez que es mucho mejor para tod@s. Pero esta nueva conciencia medioambiental que a su vez tambien lo es de clase, que no se olvide este detalle, la lucha por la conservación de la naturaleza va unida y de manera inseparable de la Justicia Social (Cultura vs Naturaleza). Para no alargarme mucho, comparto la postura de Tartésico de ser optimistas, el optimismo es un valor de la izquierda, siempre se pueden mejorar las cosas, pero sin perder de vista (como dice el lema de la revolución cubana) "el sentido del momento histórico", es decir el principio que nos dejó Marx, el análisis concreto de la realidad concreta.

Saludos.

20 de septiembre de 2010, 19:25  
Blogger Aureliano Buendia ha dicho...

Amigo Joaquín, tus comentarios siempre serán bienvenidos, pero también pueden ser objeto de crítica. De eso se trata esto, de poder decir lo que se piensa. Ahora, siempre serás libre de guardártelos.

Sólo he opinado, sin dirigirme directamente a nadie, que no creo acertado que si Tartésico es optimista y escribe un post sobre el optimismo medioambiental y la fuerza que, según él, tiene la Naturaleza, los que opinan distinto a él lo enjuicien con tanta ligereza; que si lee poco, que si cae en una necedad...

Podemos discrepar, esos es bueno. Los verdaderos necios son los que nunca discrepan. Yo mismo he discrepado. Pero una cosa es criticar y otra distinta enjuiciar a las personas ligeramente.

Con lo de no rasgarse las vestiduras he querido decir eso, que se puede decir lo que se piensa, pero con cierto sosiego, para así poder convencer. Imponer unas ideas es imposible.

Por cierto, me ha parecido muy interesante y de mucho peso tus razonamientos. ¡Es más, es que opino como tú y como “La Tierra Herida”!

Y he sentido envidia por “La Molineta”, por las cosas que me pierdo, por esos espectáculos que seguro están ahí, ocurriendo cada día.

Gracias Gracicienta por dejar tus letras. Tener lectoras como tú cultivan mi ego.

Muy interesante también tu aportación José Juan, aunque compleja. Muchas ideas en pocas líneas. Comparto muchas cosas de la que dices, casi todo. Quizás me parezca excesivo decir que el “optimismo es un valor de izquierda” pero bueno, tus razones tendrás y otro día lo discutiremos. Si te apetece.

Saludos y vuelvan, si quieren.

20 de septiembre de 2010, 23:16  
Blogger kinisantos ha dicho...

A/A La Molineta!!

1ª Parte:

Dices:

"lo que si se a ciencia cierta es que en el rio en el que hace unos años se produjo la mayor catástrofe europea de vertidos tóxicos, hoy por hoy se puede disfrutar de una biodiversidad increible"

Digo:

Nadie cuestiona la impresionante capacidad de regeneración de la naturaleza, pero yo te pregunto ¿Hay más biodiversidad que hace 50 años? No.
El ser humano esta hoy por encima del poder de regeneración de la biosfera. Quiere decir, que se destruyen los ecosistemas a un ritmo mucho mayor que la capacidad que tiene la biosfera de regenerarlos. No olvidemos, que el Rio Guadiamar, en el tramo del Corredor Verde goza actualmente de la catalogación de Paisaje Protegido y forma parte de la Red Natura 2000, y eso ha ayudado muchísimo en su recuperación.

Dices:

"Las garzas imperiales, reales y un sin fin de aves acuáticas crian tranquilamente en sus aguas (ver videos de naturaleza de Joaquín Cid Leal). Las espátulas y las cigüeñas negras comen en la pizana ( ver blog del Tartésico). Las nutrias nadan en el cachón, los meloncillos y las ginetas se han reproducido en la alegría, hay quien ha documentado huellas de lince en Sanlucar, hasta los flamencos vienen a descansar en las lagunas artificiales de cobre las cruces"

Digo:

Pero por Dios, Garzas reales, imperiales, e infinidad de acuaticas ha habido y han criado siempre en el Guadiamar. ¿Que hay de nuevo en esto? Meloncillos y Ginetas hay hasta en el Arroyo Trujillo, e incluso las he visto en el Parque de El Berrocal. ¿Que hay de nuevo en esto? Cigúeñas negras también se han visto en el Guadiamar desde que tengo uso de razón, e incluso en el Arroyo de las Torres las he visto muchas veces. ¿Que hay de nuevo en esto?

20 de septiembre de 2010, 23:17  
Blogger kinisantos ha dicho...

2ª Parte:

Las nutrias siempre han habitado el Guadiamar, y el Arroyo de las Torres, y la charca de la molineta, e incluso en un tajo de la fontanilla hay una pareja. ¿Que hay de nuevo en esto?

Las espátulas y los flamencos, en sus amplias migraciones siempre se han parado unos días a reponer fuerzas en cualquier humedal que encuentran a su paso. No es de extrañar este hecho. Siempre ha sido así. Me contaba el guarda mayor del Esparragal que en el pantano los veía todos los años a cientos y se quedaban varios días reponiendo fuerzas para seguir su migración a través del Mediterraneo. ¿Que tiene esto de nuevo que tanto ha asombrado a este hombre que dice que vive en el sombrajo de Meloja?

En el Guadiamar nada de lo que ha nombrado es nuevo. Son especies que han estado ahí siempre. Si ahora hay una mayor densidad es porque el rio tiene cierto grado de protección, estando prohibida la caza y la pesca, así como el pastoreo. Los animales se sienten más tranquilos de la presión humana y se deciden a criar allí cuando antes no les dejaban hacerlo porque las molestaban.

Lo del lince, es normal. En el término de Sanlucar que linda con Benacazón se ha documentado una huella de lince, si es cierto, pero no tiene nada de extraño, porque una de las últimas poblaciones de lince ibérico del mundo vive practicamente al lado,en los pinares de Aznalcazar y La Puebla, que en linea recta con Sanlucar rio abajo no hay más de 3-4 Kilómetros.

Pero aquí en Gerena si había linces hace apenas 30-40 años en practicamente todas las fincas donde existe monte mediterraneo: la calera, rompezapatos, la canaleja, matachica, etc., Hoy día está extinguido.

El lobo ibérico también se extinguió en nuestro término cuando era abundantísimo.

El Aguila Real sólo se vé a veces de paso o de caza, pero no se reproduce ya aquí, cuando hace 30-40 lo hacía en El Esparragal, y en La Calera-Matachica.

La salud de los ecosistemas se mide por estas especies emblemáticas que lo componen, y que són más sensibles a la alteración de su habitat. Hay especies que su mera presencia es un indicador de salud de un ecosistema. Mientras que un meloncillo tiene presencia en cualquier ecosistema por muy degradado que esté, un lince o un aguila real no soportan alteraciones significaticas en sus hábitats, de ahí que la salud de los ecosistemas, se midan como he dicho antes en la presencia de especies emblemáticas.

Los ecosistemas más importantes de nuestro pueblo vienen sufriendo una progresiva degradación lenta pero implacable en las últimas décadas. A la extinción del lobo, el lince, el aguila real, etc, le seguirán la avutarda, y otras muchas si no se llevan a cabo estrategias de concienciación y conservación, y esto pasa primero por reconocer que tenemos una gran crisis medioambiental y de biodiversidad. La pérdida de especies puede interpretarse como un indicador de que algo no funciona bien.

Flaco favor, le hace tartésico a la biodiversidad negando la gran crisis medioambiental y de biodiversidad en este planeta y por extensión de nuestro pueblo.

En la ciencia de la ecología todo está conectado, y el funcionamiento de sus piezas, es mucho más compleja que el argumento simplón que esgrime nuestro fotógrafo tartésico.

Un saludo...

PD: Nunca me he sentido un erúdito de nada. Simplemente he hablado de ecología, que por cierto me encanta y con mayor o menor acierto, creo haber argumentado razonablemente mis posturas.

20 de septiembre de 2010, 23:17  
Blogger kinisantos ha dicho...

Hola amigo Aureliano!!

No he pretendido imponer nada, pero debes de entenderme. Es algo así como que te quieren hacer ver que la suma de 2+3=7, y yo simplemente he argumentado el por qué la suma de 2+3=5.

No es cuestión de enjuiciar a nadie, pero entiendo que hay posturas que faltan a la verdad, o mejor dicho, que son una distorsión de la realidad, y perdona si te han parecido mis comentarios "poco sosegados", pero es que estas "distorsiones" me ponen de un humor de perros, y no puedo evitarlo.

Un saludo...

20 de septiembre de 2010, 23:48  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal