miércoles, septiembre 10, 2008

De tanto quererte tanto


Ese contacto de tu piel. La unión necesitada de nuestras más propias posesiones. Esa
mueve a los viejos planetas, a los nuevos, al universo, a sus luces y a sus tormentas.

Porque tu cuerpo se hizo para mis manos, otra explicación no encuentro.
Estas manos que hace años jugaban con trompos de pullas afiladas.
Estas manos que tanto gustaron del barro, del fango y sus habitantes.
Mis manos se hicieron pensando en tu cuerpo, en tus líneas y en tus lunares, en todos tus volúmenes presumidos y en tus modestas oquedades.

Porque mis ojos se hicieron para verte, aunque antes tuve que aprender a mirarte.
Y al verte tuvieron sentido las otras miradas, pues contigo mis ojos terminaron de hacerse. Desde entonces obsesionados por la piel que te viste y necesitados por caminarte. A la luz brillante y a la sombra oscura. Para entrar en ti y contigo.

Porque tu boca se hizo para mi beso, no tengo ni una sola duda pequeña.
Y cuando te beso las aluas doradas salen de la tierra, y el caracol de su concha, y los nidos se quedan vacíos, y las bellotas caen al suelo, y vuelan las semillas por los aires, y los dormidos despiertan, y siento todo aquello que no veo.

Porque tus piernas se hicieron para abrazarme y cuando lo hacen la Tierra gira en otro sentido. Y la luna nos da la cara que siempre esconde. Y los mares se mudan de océano. Y la sal se vuelve azúcar y el vinagre un gran reserva. Y la cal es arena, y la arena llovizna.

Sin más comida para el alma. Ni combustible o comburente que de cuerda a este chico corazón. Que quizás por ti fuera capaz hasta de pararse, o salirse de su caja y escapar, como un ratón. Que ya no sabe de sístoles ni diástoles, ni de otros ritmos parecidos, de tanto quererte tanto.


Dedicado a mi mujer, la madre de mi prole.

Etiquetas:

8 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Hacía tiempo que no leía una poesía tan bonita, lastima que nunca tendré a nadie que me la lea. Gracias como siempre por hacernos sentir.

11 de septiembre de 2008, 0:16  
Blogger Aureliano Buendia ha dicho...

Los sentimientos a veces se leen, otras se notan, o se tocan.
Escribir no es fácil, a mi me cuesta mucho, admiro quien escribe porque se lo mucho que cuesta.

Que no te lean algo así no signifaca que no sientan por tí lo mismo.

Todos estamos vivos para querer y ser queridos, también tu.

Nos vemos.

11 de septiembre de 2008, 1:14  
Blogger J. M. M. Limia ha dicho...

Pues no sé Aureliano, pero te noto bastante cambiado. Evidentemente me refiero a tu forma de escribir.

11 de septiembre de 2008, 12:48  
Blogger Aureliano Buendia ha dicho...

Pero hombre Limia, no seas cruel y dime en qué he cambiado.

Anímate y desarrolla un poco tu opinión que me tienes en ascuas.

11 de septiembre de 2008, 14:52  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Me gustaba el anónimo "Aureliano" pero tal vez prefiero saber quién eres, sobre todo por ser tu. Los que te hemos visto crecer nos sentimos orgullosos de tu capacidad de expresar sentimientos.
A partir de ahora procurare seguirte con asiduidad y acompañarte, modestamente, en tu viaje por la blogosfera.

11 de septiembre de 2008, 23:20  
Blogger Aureliano Buendia ha dicho...

Anónimo o anónima querido o querida.

Me ha gustado mucho lo que me has dicho, y ahora que sabes quien soy y yo creo saber quien eres intentaré seguir disfrutando de este engendro informático, sabiendo que por aquí te encontraré y nos encontraremos.

Ahora bien, por mucho que me leas o te lea, nada, nada, como tu sonrisa de carne y huesos. Por esa bien merece la pena comprarse un mundo.

Un beso.

12 de septiembre de 2008, 0:35  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Confío en que no me hayas descubierto tan pronto y tan solo sea una intuición fallida la tuya.
Otrosi: sabiéndote "cazador" de fotografías, procurare enviarte alguna, de forma anónima también, para tu colección y por si te ayudan a identificarme, cosa que dudo. Un río muere muy cerca de mi domicilio, río lleno ahora de vida, del que ahora se pueden hacer fotos de una fauna antes desaparecida.
Bueno, no daré ya más pistas, que todavía me identificas a la segunda.

13 de septiembre de 2008, 16:07  
Blogger Mónica ha dicho...

hola compañero, es un escrito realmente precioso y lleno de sentimiento, sin palabras te diria, tu compañera tiene suerte de tenerte, y tu tal vez tamnbien tengas suerte de tenerla, que ese sentimiento de amor dure eternemente.

Mónica

17 de septiembre de 2008, 17:28  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal