domingo, junio 21, 2009

Sinceramente tuyo.


Gerena, un día de un mes de hace muchos años.

Últimamente no nos conformamos con simples peleas, éstas van cada día a más, la última siempre es la mayor y nuestras barbaridades se multiplican, crecen sobre sí mismas.

Cada vez que discutimos siento como si un niño, que vive dentro de mí, creciera y desapareciera. Es un niño castigado, lastimado brutalmente que, triste, se hace traslúcido y se va.

Supongo que algún día esto cambiará y nos daremos cuenta que es inútil discutir y mucho más provechoso amar.

Te necesito y la única forma que tengo de quererte es la que ves. No sé hacerlo de otra manera. Aun así intentaré ser mejor, pondré de mi voluntad y espero que tu también lo hagas. Porque con nuestras buenas intenciones y con una actitud positiva de la vida nuestros lazos permanecerán siempre fuertes e irrompibles.

Mis estudios están dando sus últimos coletazos. Yo que pensaba que nunca los terminaría ahora estoy muy cerca de conseguirlo. No digo que sea fácil, pero las clases van terminando y el camino andado andado está. Sabes lo importante que es esto para mí. Pero tú eres aun más importante, y no lo digo por decir; mis estudios, mi huerta, mi familia... son el pan mío de cada día y tu eres, en cambio, esa pizca de sal que le da sabor a todo. La persona que hace posible que todo funcione. Lo demás ocupa mi cuerpo y mi mente, pero sólo tú ocupas mi alma. Allí donde eres dueña y señora.

Dejemos de discutir, por favor, el tiempo es demasiado breve y el daño en el alma es difícil de borrar.

¿Sabes? Suena en la radio la cinta que me grabaste, y Serrat canta:

“Cuéntale a tu corazón
que existe siempre una razón
escondida en cada gesto.
Del derecho y del revés,
uno sólo es lo que es
y anda siempre con lo puesto.

Nunca es triste la verdad
lo que no tiene es remedio.”


Sinceramente tuyo.


Etiquetas:

3 comentarios:

Blogger J. M. M. Limia ha dicho...

Saludos Aureliano, hermosa y absoluta muestra de valentía este escrito.

Me gusta la gente valiente.

22 de junio de 2009, 20:05  
Anonymous Anónimo ha dicho...

¡Que binito Aureliano¡ Aqui si que abriste tu alma y fuiste claro. Me da la corazonada que te sirvió de mucho y que te estaras alegrando toda tu vida de ello.
Sigue asi.

23 de junio de 2009, 13:59  
Blogger Mónica ha dicho...

Gracias amigo, tu tambien dieces frases my verdaderas en esa ultima estrofa.

El tiempo ha sido mi desgano, tal vez una mala racha digo, incapaz de compartir, espero volver a estar pronto, que el tiempo me acompañe y que tambien los animos.

Un beso y gracias, me alegro que tan pronto comentasen mi cuentecillo, y que tu fueras el primero, admiro lo que escribes.

26 de junio de 2009, 16:50  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal