jueves, octubre 29, 2009

Consejos de imaginación


Don Luis Cano, el presidente general, golpeó por vigésima vez la mesa y gritando se dirigió al consejo:
-¡Estoy harto de pagar unos sueldos que no merecen! ¿A caso piensan que mi empresa se dedica a la beneficencia?- Su rostro ardía en cólera - ¡Quiero ideas! ¡Buenas ideas! Hay que saber que quiere la gente de ahí fuera, y mi empresa lo tiene que vender. ¡Tenemos que ser los primeros! Jamás consentiré que vayamos a la saga de nadie. ¡O ganamos o no jugamos! ¿Entendido?

- Si, claro..., por supuesto- decían tímidamente la docena de señores encorbatados que rodeaban la mesa.

-A ver, Inaza, ¿Cuánto ganas al mes?- Inaza, intentando tragar la saliva que aprisionaba el cuello de su camisa, le contestó:

-Don Luis, no soy yo de los que más ganan en su empresa.

Al señor Cano se le llenaron de furia los ojos, contrajo los labios, síntoma inequívoco de que su mala leche hervía a borbotones, levantó la cabeza, arqueó las cejas, y con las pupilas inyectadas de odio empezó hablando muy bajo in crescendo a medida que iba escupiendo sus palabras:

-¿Le he preguntado si usted es el que más gana? ¡Me tienen cansados, no saben ni responder a mis preguntas! ¡Es tan difícil, joder!

-Don Luis, gano casi 4.000 euros-. Se apresuró Inaza a añadir, todo ello a media voz.

-Más pagas..., más incentivos..., ¿Verdad?

-Si Don Luis; sin contar las pagas y los incentivos.

-¿Y no le da vergüenza señor Inaza? ¿Y no sienten todos vergüenza? Un año como este que deberíamos haber crecido como la espuma y aun no estamos entre las diez empresas más ricas. Aquí faltan mentes, cabezas inteligentes. Creí que podía contratar a los más preparados, y quizás ustedes lo estén, pero no son los más listos. Son como los demás; a llevárselo calentito y a la empresa que la parta un rayo. ¡Malditos chupa sangres!

El señor Inaza, como todos, sabía que en estos momentos lo mejor que se podía hacer era no hacer nada, y sobre todo no hablar; esperar que el presidente soltara toda su rabia, que vomitara sobre ellos su ristra de frustraciones y, si a caso, imaginar.

En los fragores de aquellas crisis Inaza imaginaba siempre lo mismo: Que a Don Luis le daba en aquel mismo instante un infarto fulminante, cayendo muerto sobre el sillón de la presidencia. Luego todos los consejeros, en medio de una algarabía festiva, se quitaban las corbatas y las tiraban por los aires. También los papeles eran lanzados al techo, todos gritando y riendo de alegría.
Y, curiosidades de las mentes humanas que utilizan hilos invisibles para conectarse unas a otras, en ese momento todos los presentes, la dirección de la compañía en pleno, imaginaban exactamente lo mismo, la misma escena, el mismo rictus facial sobrevenido por la cogestión.

A Inaza se le escapaba una involuntaria sonrisa. Y todos, a la vez, saboreaban el deseo nítido de ver al director muerto; con los ojos perdidos, con la boca desencajada; derrumbado sin una gota de fuerza; como un perro rabioso después del tiro de gracia.

Continuará...


Etiquetas:

8 comentarios:

Blogger kinisantos ha dicho...

Joder, pues la verdad es que estoy ya esperando la segunda entrega...
Esto engancha...ja,ja...

Un saludo Aureliano...

30 de octubre de 2009, 13:00  
Blogger MARIA JOSE ha dicho...

Me ha gustado mucho el relato Aureliano me has dejado muy intrigada espero leer la segunda entrada.

Un Saludo.

31 de octubre de 2009, 0:26  
Anonymous José Juan del Valle Ramírez. ha dicho...

Hola a tod@s.

El mundo de la empresa desarrolló su propia especialidad para la solución de conflictos entre los diferentes niveles que la conforman. Al principio se llamó Psicología Industrial y poco a poco a medida que la sociedad se iba diversificando y apareciendo todo tipo de asociaciones con otro tipo de actividades no necesariamente lucrativas, se cambió por Psicología de las Organizaciones para poder abarcar cualquier tipo de grupo que se forma con unos fines determinados, una estructura de poder interno y liderazgo.

Despues de muchos años de investigación se comprobó que el estilo de liderazgo autocrático y directivo, es el menos eficaz de todos, mientras el democratico y participativo es el que más aumenta el rendimiento de los trabajadores en la empresa y el que mejora las relaciones y conflictos en cualquier organización.

Salud y República.

31 de octubre de 2009, 10:23  
Blogger La sonrisa de Hiperión ha dicho...

"A Inaza se le escapaba una involuntaria sonrisa."


Hoy me ha roto la imagen.... nunca se me hubiera imaginado hacer una foto tan tremenda de esa manera.

Saludos y un abrazo.

31 de octubre de 2009, 11:43  
Blogger DANI ha dicho...

Joder! yo tuve uno de esos jefes, no voy a perderme la siguiente entrega, a ver si acaba igual.

Piensa que Garzón le ha pillado el gustirrinin a estos tipos ja ja ja

Un abrazo

31 de octubre de 2009, 22:30  
Blogger Gonzalo ha dicho...

Esto promete, no te demores demasiado en hacer la próxima entrega.
Saludos, Gonzalo

1 de noviembre de 2009, 17:51  
Blogger acordeprometeo ha dicho...

Maestro....

Que aunque he perdido un curso escolar, intento ponerme al día. Así que no te demores en la segunda entrega.

4 de noviembre de 2009, 0:15  
Blogger Aureliano Buendia ha dicho...

Ha sido gratificante haber recibido las muestras de vuestra expectación. También me ha gustado saber de las sensaciones que os causó mi relato. José Juan, buen debate ese de cómo deben ser los líderes para que un equipo funcione.

Lo malo es que ahora me entra el canguelo – os aseguro que no es falsa modestia- pues pienso que es fácil os pueda defraudar la segunda entrega. Tengo cierta idea de cómo continuar pero es complicado esto de escribir; hoy sólo he conseguido algunas frases sueltas y ya son casi las 12 y media.

Bueno ahí ando, con la segunda parte de la historia, en un par de días creo tendré algo. Gracias a todos por vuestra paciencia.

4 de noviembre de 2009, 0:27  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal