sábado, noviembre 13, 2010

Perdonen; yo no quería


Me he dado cuenta de que ya no tengo nada que decir. Y de que nada de lo que escribo vale una mierda.
Me he dado cuenta de que mis hijos crecen rápido y de que siempre tengo cosas importantes que hacer que nunca hago. Que todo lo voy dejando o por empezar o por terminar. Mi vida misma es un proyecto azaroso a medio hacer.

He dejado de querer todas las cosas que me han sido impuestas. Aunque esas cosas tengan pelo y cuatro patas.

Me he dado cuenta de que ya no quiero comprar nada, y de que casi nada de lo que me venden merece ser mirado. Que el tiempo que invertí matando neuronas frente a los televisores, la play y el ordenador, nunca será comparable con el tiempo que aproveché mirandola a ella.

De que la música es la mejor compañera. Y que la soledad del ruido es la peor de todas.

Me he dado cuenta de que ya nunca querré más ir de invitado a ningún sitio, y que jamás disfrutaré por pisar nada que no sea único e irrepetible. Que algún día la comida que me hace aún mi madre será sólo un recuerdo lastimero (Hoy hizo arroz con conejo y te juro que el “Adriá”, a su lado, ni hacer huevos fritos sabe).

Me he dado cuenta que el “Hola” es una revista muy útil; la textura y el tamaño de sus hojas, con esas “gachises” emperifolladas, tienen la forma perfecta para recoger los premios con los que mis perillos van minando las aceras. Algunas veces me pongo a leer blogs y comentarios en el móvil, mientras ellos defecan, y sigo andando sin darme cuenta del peligroso regalo que uno de ellos dejó justo al doblar la esquina (tengo una de esas correas que parecen la cuerda de una persiana, y que si sigo andando y los perros paran, la correa crece y crece). Perdonen; yo no quería. Si ven una cosa marrón al doblar la esquina fue por culpa de los blogs que frecuento. O por el comentario que dejó una tal Matilda. Si la pisan, no lo duden, es una mierda.

Me he dado cuenta de que eso de que Telecinco no salga en papel es una verdadera putada. Por lo menos tendría esa utilidad que tiene el “Hola” para los alfajores de mis perros.

Así es la vida de un decadente cenizo; descarga su negatividad en cualquier cosa. Hoy he querido descargar mi odio en ese canal de mierda que se llama Telecinco.

Voto porque en el Real Diccionario de la Lengua Española, en la primera acepción de la palabra “Mierda” ponga: Telecinco.

Nota: la foto que ilustra esta entrada está hecha ahora mismo con mi móvil, a mi acuario. El señor del fondo es el padre de Jesulín, mientras llora, en un programa de Telecinco.

Etiquetas:

9 comentarios:

Blogger Vir ha dicho...

Estimado Aureliano, te cuento que a mi se me estropeó la televisión antes del verano y no la he arreglado, me tiro horas escuchando la radio que eso sí que vale pero la televisión da auténtico asco y lo peor es que la veía, ponía los cotilleos y como una gilipollas a verla, te prometo que no tiene precio las horas que he recuperado, las empleo en estudiar que es lo único que me puede llevar a alguna parte, un beso y feliz fin de semana

13 de noviembre de 2010, 1:19  
Blogger kinisantos ha dicho...

Hola amigo Aureliano!!

Lo de la TV es patético. No sólo es Telecinco. Son todas.

Ya lo decía Jean François Revel.

La televisión es la violación de las multitudes.

Aunque yo me quedo con esta frase de Federico Fellini:

La televisión es el espejo en donde se refleja la derrota de todo nuestro sistema cultural.


Tus palabras si que valen mucho Aureliano. Más de lo que nunca puedas imaginar.


Un saludo...

13 de noviembre de 2010, 10:48  
Blogger La sonrisa de Hiperión ha dicho...

Caja de tontos... que no boba... que le vamos a hacer.

Saludos y un abrazo.

14 de noviembre de 2010, 12:53  
Blogger tartésico ha dicho...

Por favor, os ruego encarecidamente que no veais nunca más la televisión. ¿como se puede perder el tiempo viendo ese cacharro con la cantidad de cosas divertidas que se pueden hacer?
Yo hace cuatro años que la desenchufé de la electricidad, y os aseguro que se vive mejor sin televisión.

14 de noviembre de 2010, 22:57  
Blogger tartésico ha dicho...

Consejo práctico de como disfrutar de tu televisión:
1. Tirar bruscamente del enchufe para desconectarlo de la red.
2. Tomar medidas de la pantalla.
3. Ir a los chinos y comprar algunos botes de pintura acrílica y un lienzo de las mismas medidas que la pantalla.
4. Hacer a lápiz en el lienzo un dibujo que realmente os guste.
5. Con los acrílicos dar color al dibujo como mejor os apetezca.
6. Colocar vuestra bonita pintura delante de la pantalla.
7. !A disfrutar!

14 de noviembre de 2010, 23:26  
Blogger Harry Villegas Pombo ha dicho...

Con la televisión pasa como con todo en la vida, hay cosas muy buenas, buenas, malas y horrorosas.
Lo fácil es estigmatizarla, y aún más en los tiempos en que estamos cuando lo que predomina es "la mierda"
Pero es cuestión de buscar y rebuscar y al final puede encontrar algo interesante que merezca la pena.
Ejemplos de buena televisión no falta, anoche mismo (domingo 14) "Reporteros de la historia" en la 2. Trataron la historia de unos balleneros vascos perdidos en unos fiordos de Islandia que acabaron devorados por los propios irlandeses. Después trataron el tema de las colonias industriales textiles en la España del siglo XIX y por últmo una entrevista al historiador Borja de Riquer.
Cuando acabó me pasé a CNN+, reportaje sobre la desaparción de niños recién nacidos a finales de los 70 principios de los 80 en España.
Otra razón para ver la televisión. Soy un gran apasionado del cine, desgraciadamente hace años que no voy al cine, pues son contadas las películas que se pueden ver. En cambio se están realizando series de televisión de muy buena calidad, con giones y tramas bien trabajados, originales y perfectamente estructurados: Ejemplos doy: The Closer, Live, Dexter. (No todo lo que viene de América debe de ser malo).
Más razones para ver la televisión: ¿Que padre o abuelo no tararea eso del "el mapaa, el mapaaa" o "mochila, mochila". Entre una niña exploradora y una madre que abandona a su hijo detrás de la montaña y se va a las américas, yo me quedo con la niña exploradora y su amigo Botas en vez de ese niño repelente que nos amargó la infacia y su ridículo mono Amedio.
Más razones para seguir viendo la televión: canales de televenta. ¿alguien me puede explicar como he podido vivir sin mi fisher 2000, el abdominaizer 3000, el increible juegos de cuchillos cortatodo Zufitzu y ese fenomenal rodillo de pintar que te encala la fachada en un santimén??
ültima razón para ver la televisión: ¿Te ha sentado mal la cena? te sientas delante de la televisión pones "el gato al agua" y lo echas todito por la boca.

15 de noviembre de 2010, 7:31  
Blogger Pelayo ha dicho...

A mi me gustan los documentales de apareamientos que ponen ciertas cadenas a partir de las doce.
Por lo demás, nada. "La Esteban", el padre de Jesulin y la madre que lo parió me importan un carajo.
Si no me hubiera gastado un pastón en el televisor de plasma que luce en el salón, le meteria fuego. Maldita costumbre consumista.

15 de noviembre de 2010, 13:21  
Anonymous A Galopar ha dicho...

Hola Aureliano, te aseguro que siendo como es Telecinco una mierda, hay mierdas mucho mayores, más pestilentes, de las que no te puedes desprender aunque quieras.
Saludos

20 de noviembre de 2010, 18:16  
Anonymous Anónimo ha dicho...

De todos modos te equivocas de canal , donde lloró el padre de Jesulin de Ubrique es en A3.
Hay de todo en la vida y momentos para todo. Lo importante es pasar el tiempo con los que comparten la vida contigo.
¿ Tú lo haces?
Saludos

20 de noviembre de 2010, 23:53  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal