domingo, abril 06, 2008

Y llegó la primavera.




Y llegó la primavera, este portentoso invento que nos regala aromas, luces, sonidos, sabores de vida.

La primavera es el trigo meciéndose, la abeja zumbando, los pólenes volando, los alérgicos moqueando, los rosales presumiendo, el jaramago amarilleando, las garrapatas acechando.

La primavera explota de puertas afuera. Lo mejor para disfrutarla es salir, donde las piedras son libres y respirar hasta la borrachera.
Llevarse consigo un amigo y charlar durante horas sin respeto al tiempo.
Perderse con la hembra que te roba los sosiegos, pues fácil será brindarle una flor, compararla con sus ojos, decirle cual bello es el mundo con la primavera y su sonrisa. Y tras su conquista, justo antes que se acuesten los vencejos, entregados a los cuerpos, como locos abandonados, tras una mata de romero, saborear los placeres de los sentidos y de la carne. Eso es primavera.

Pero que no me vengan con milongas. Que no nos engañen los publicistas de academia, eso de “ya es primavera en el Corte Ingles” es falacia de pregonero. La primavera está muy lejos de la cuarta planta. La primavera está donde no hay nada que comprar ni que vender. Ni maniquíes manoseadas vacías de almas.

La primavera es de sol y tierra, el asfalto sabe a otra cosa. La ciudad siempre hiede a prisa. Son sólo sus azahares paliativos de nostalgias. En la ciudad la primavera pasa de puntillas. Allí donde la lluvia siempre molesta, donde los insectos no tienen ni visado ni pasaporte y la hierba o se llama césped o se fuma.
Que me perdone la ciudad, ella sabe que no la quiero.

Por fin es primavera, que se abstengan, por favor, los que se quejan por vicio. Que se callen. Que no digan ni -¡Ay que calor!, Ni ¡ojú que frío!.
Es tiempo de: -Por fin es primavera, ¿te vienes al monte?.




Etiquetas:

2 comentarios:

Blogger acordeprometeo ha dicho...

La belleza de su arte intemporal (la fotografía)mezclada con su buena pluma es toda una delicia.

Humildemente me atrevo a sugerirle 2 piezas musicales que podrían ajustarse a su descripción primaveral: La primavera de Vivaldi y la 6º Sinfonía de Beethoven "La Pastoral".

Mi próximo post se lo dedicaré con su permiso y expondré dichas piezas primaverales junto a otras del mismo estilo.

7 de abril de 2008, 23:42  
Blogger Aureliano Buendia ha dicho...

Prometeo me dejas con muchas ganas de tu próximo post.

Si ya de por sí la música que seleccionas en tu blog es una gozada al buen gusto. Si encima me dedicas un post,(creo haber entendidos eso). Pues nada, cualquier momento es bueno para que te hagan un regalazo.

Salud maestro.

9 de abril de 2008, 0:32  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal