sábado, noviembre 08, 2008

Interminable.


Sigo enredado en la intriga de su boca.
Sus labios no dicen nada y yo no puedo gritar más fuerte.
¿Será cuestión de coraje salir de esta larga duda?

Me duermo imaginando un sueño,
reconfortado en una escasa ilusión.

Sus pechos me calientan la sangre hasta hacerme rabiar.
Nunca la termino de conseguir, mis ojos siempre clavados en los suyos,
aunque intento herirla con esta mirada.

Siento la amargura de su pelo que no toco,
de esa maravillosa figura apretada, recortada, concentrada,
de la luz de un cuerpo que tiene las más perfectas armas para el placer.
Y su sonrisa.... interminable.

Etiquetas: ,

3 comentarios:

Blogger J. M. M. Limia ha dicho...

Magnífica la foto Aureliano, ¿de dónde es?.

8 de noviembre de 2008, 13:38  
Blogger Aureliano Buendia ha dicho...

Del castillo de Trujillo, (Caceres), ¿Conoces Trujillo?.

Es una ciudad impresionante.

8 de noviembre de 2008, 13:51  
Blogger J. M. M. Limia ha dicho...

Increible, he estado en Trujillo mogollón de veces y creía que lo conocía bastante bien: el casco antiguo, la Troya, el Parador, ... pero ahora caigo que nunca he entrado en el castillo. En fin, todos los día se aprende algo. Gracias Aureliano.

10 de noviembre de 2008, 23:25  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal