domingo, julio 26, 2009

Generación perdida

Generación perdida y hundida.
Almas marchitas sin hambre.
Pies secos que ni andan ni aman,
que sólo saben perderse.

Generación herida de muerte,
Hombres, vueltos niños, robados de todos los sueños.
Niños grandes, como hombres, llenitos de miedos y pesadillas.
Manos vacías en busca de la gloria que siempre huye.

Generación de despojos despojada.
Ojos rojos, venas llenas, nubes solitarias sin corazones.
Sangre que trae y lleva la soledad y el olvido.
Vidas comidas por los gramos de la carcoma.

Generación de hombres delgados en la penumbra;
Vino el viento a traeros la peste envuelta en nieve.
Hoy seguís moribundos en una ruina que no cesa,
aguardando que la luz se abra paso sin saber del día.

Generación caída, truncada.
Gentes que nunca volvieron.
Maldita aquella que os hace olvidar.
Malditos días de laberinto.

Generación a la espera, siempre mirando.
Zombies por una Barda dura y cruenta,
buscando un coche, que puede ser verde.
Vehículo de veneno y desgracia.

Nunca os faltará la asquerosa necesidad,
ni tampoco aquél que os la trae y os la venda,
por poco más que vuestros puñados de miserias.

Generación en degeneración.
Alegría que se fuma o se inyecta.
Polillas de alas rotas, bajo la tísica lámpara de una mentira.

Etiquetas:

7 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

La Generacion de los 80... que lamentable

26 de julio de 2009, 20:51  
Blogger J. M. M. Limia ha dicho...

"En tierra, en humo, en polvo, en sombra, en nada" (GÓNGORA)

¿Y si a estos Diógenes, desconocidos para ellos mismos sobre todo, les gusta la basura y la más rabiosa nadactualidad?.

27 de julio de 2009, 9:15  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Uno, que los ha visto a lo largo de los años, tiene que decir que es una pena ver esas vidas sin rumbo, sin orden ni concierto. A veces se les ve tan felices en su rutina que pareciera gustarles el dia a dia.Tambien sorprende que el cuerpo humano aguante tanto maltrato fisico pues muchos de ellos que siguen en la cresta de la ola ya deben llevar cerca de treinta años machacandose.
Un amigo mio (ya muerto por desgracia) decia-"no hay mal que 100 años dure ni cuerpo que lo resista". Que sus desgracias sirvan de ejemplo para evitar las de otros.
Un abrazo Aureliano.

27 de julio de 2009, 11:15  
Anonymous José Juan del Valle Ramírez ha dicho...

Cadenas que aprietan aun más fuerte.

A la memoria de tantos y tan pocos
los que están y que se fueron
los que vendrán sin más remedio
que la mediocridad no os aflija
no os hunda más que estais
en el lodazal de la vida.

Dejad que el viento sople
y su silbido se haga un grito
que rompa puertas y ventanas
de las oscuras carceles de la mente.

Se lleve tambien a los guardianes
aqui ya sobran los grilletes
de aquellos que buscando libertad
se encontraron con cadenas
que aprietan aun más fuerte.

Sin descanso buscarán espaldas
para cargar con vuestros muertos
que siempre habrá sucios pecados
para echarlos a la hoguera.

27-7-2009.

27 de julio de 2009, 18:17  
Anonymous Harry Villegas Pombo ha dicho...

Sin intentar hacer una guerra generacional, el problema de la droga en los años 80 no tiene comparación con el problema actual una veq que nos hemos introducido en el siglo XXI.

Ciertamente no se si me puedo englobar dentro de la generación de los 80, es posible que no, pero son años que conozco muy bien.
A finales de los 70 y principios de los 80 fue un gran desmadre y desgraciadamente no se tenía ni la ínfima parte de información sobre drogas que ahora la juventud pueda tener. En esos años la heroína cabalgaba libremente y extraño era el parque en el que no se encontraba una jeringuilla, jonky no atracaba una farmacia a mano armada o extraño el día que no aparecía uno frito de sobredosis. Recuerdo hasta haber jugado a contar jeringuillas en un cañaveral. El sida hizo el resto.
Por otro lado existe una gran hipocresía frente al consumo, pues son muchos lo que la consumen o la hemos consumido y de vez en cuando consumimos. Si realmente todos los consumidores saliesen a la luz muchos se sorprenderían.
Ahora el panorama del consumo ha variadado sorprendentemente, por un lado está cierta élite socíal que encuentran ene la cocaína un status que tal vez no encuentran de otra manera. En el lado opuesto, y mucho más trágicamente, una juventud que a diferencia de la mía, centran el consumo de drogas como único medio y vía de diversión, son pequeños politoxicómanos que aunque a diferencia de los jóvenes de los 80, disponen de la información necesaria, y aún así continúan y no con un consumo que no es exporádico y social sino abusivamente y con sustancias que aún desconocemos sus efectos a largo plazo. Y en último lugar están sorprendéntemente los tres o cuatro superviviente de los 80, que entre metadona y chino pasan el resto del día.

27 de julio de 2009, 23:13  
Blogger Aureliano Buendia ha dicho...

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios que completan, sin duda, la sensación que he intentado transmitir con mi texto.

Un gran poema José Juan. Un buen poema. Muchas gracias por publicarlo aquí. Creo que debe acompañar la entra principal y por eso lo saco de aquí y le dedico una foto.

Magníficos textos los que he recibido, me hacen sentir orgullos de mi modesto trabajo. A todos muchas gracias

Limia tu, con tu preciosa semi-hermética sinceridad, y Harry qué decirte, que tenerte por aquí sí que es un gustazo y no comprarse un videojuego en el Mediamark.

Quede aquí mi mención a los amigos, las madres, a los padres, a las mujeres, hermanos y hermanas, a las personas que ponen toda su generosidad y amor en la lucha contra esta degradación humana.

Quede aquí nuestro cariño a toda esta generación y nuestra más enérgica repulsa a toda clase de autodestrucción.

Un saludo y buenas noches.

29 de julio de 2009, 0:44  
Anonymous benasque ha dicho...

más razón que un santo...

8 de marzo de 2012, 23:48  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal