martes, diciembre 01, 2009

Decir adiós


Algún día de estos tendré que hacerlo; quitaré la foto que tengo en este cuaderno donde tantas veces escribo y leo tantas cosas.

Porque cuando la veo se me aprietan los organos de dentro y siento como tartamudean mis propios latidos.

¿Tanto la echo de menos que no puedo soportar el daño? No sé, cualquier día de estos, cuando me dé este especie de mini infarto, tendré que quitar su foto, aunque pueda que no sirva de nada, porque tengo su rostro grabado en la cabeza tan fuerte que sería imposible borrarla, tan hondo que no sale.

Me resisto a decirle este adiós, y me sigo acordando, siempre, y la angustia me llena; mañana, pasado, todos los días me acuerdo, montones de veces, y no quiero quererla, y no quiero ponerme triste, y... Debo romper esa foto y no escribirle más cartas.

Etiquetas:

6 comentarios:

Blogger Belén ha dicho...

Si te hace daño aún lo entiendo...

Besicos

2 de diciembre de 2009, 8:45  
Blogger J. M. M. Limia ha dicho...

Me gusta mucho esta foto, no está quemado el primer plano (lo que es normal en los ponientes) y se palpa una textura (ampliada se ve mejor) que contrasta con el plácido adiós solar y el hermoso cielo pastel.

Otra opción es seguir escribiendo hasta que el límite lo marque el cansancio y no la imposición (aunque sea auto-impuesta).

Saludos.

2 de diciembre de 2009, 11:17  
Blogger Mónica ha dicho...

Hola amigo Aureliano,

Decir adios siempre es dificil, por sensilla que parezca la palabra, nunca me gustó mencionarla, en ocasiones hasta me producía miedo. Cuando dices adios a algo o alguien, la eternidad aún se hace más inmensa. El imnenso cielo cae sobre tu cabeza a pedazos...

Pero a veces es necesario decirlo, decir adios, dejar atrás las cosas aunque nos duelan y que formen parte del pasado.

Me inspirastes amigo.

Un abrazo, quizas te dedique mi proxima entrada.

2 de diciembre de 2009, 18:24  
Blogger DANI ha dicho...

Lanza un SOS en una botella a ese mar que has plasmado y que dan ganas de querer.

Un abrazo

2 de diciembre de 2009, 22:01  
Blogger kinisantos ha dicho...

Un adios duele aún más cuando no se supo valorar lo que se tenía!!

Aunque a veces, muchas veces, sucede que un adios es sólo un "hasta luego"...

Un saludo amigo Aureliano...

7 de diciembre de 2009, 2:25  
Blogger La sonrisa de Hiperión ha dicho...

La foto es preciosa... con lo del adiós... Todos nos tendremos que ir... yo por lo menos no me pienso quedar de muestra jajajaja. La diferencia es con la dignidad con la que se vive.

Saludos y un abrazo.

8 de diciembre de 2009, 12:03  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal