domingo, diciembre 05, 2010

La verdadera suerte


Existen tréboles de cuatro hojas, yo tengo uno; lo cogí, lo metí dentro de un libro. Por ahí anda, seco, entre dos hojas de papel escrito, como si formase parte de una bonita historia. Pero no sé en qué libro está. Necesitaría mucha suerte para poder encontrar otra vez mi trébol de la suerte; paradojas.

Hay muchas personas que buscan estos tréboles, que tiran dinero y esperanzas en este propósito. Se equivocan; no lo buscan en el sitio apropiado.

Por ejemplo: veo a gente parada frente a unas asquerosas máquinas de mil luces, hipnotizadas, parece como si les robaran las almas, las voluntades, absorbidas por unos “bonus” que dan cinco y que cobran diez. Van corriendo detrás de una suerte que me recuerda aquella leyenda de las sirenas, que quienes oían su canto ya nunca regresaban.

La suerte nunca se puede comprar. A la prueba está que los ricos no tienen más suerte que los pobres: sólo tienen más cosas.

No entiendo el negocio de la suerte o, por ejemplo, que en cada bar habite una de esas mentirosas máquinas de la suerte. Es triste ver a tantos dedos danzando entre las carteras y los “insert coins”, que criaturas se dejen robar, una y otra vez, de los ojos, de las mentes, por una puñado de monedas también robadas.

Existen tréboles de cuatro hojas, y hay muchos, por todos lados. Para verlos sólo hay que fijarse bien, abrir los ojos, mirar cerca; la suerte puede estar pegada a ti, ahí mismo, sin necesidad de buscarla; en el sofá, al otro lado de la cama, en la cocina, o lavando los críos... Tan cerca, tan lejos, ahí está: la verdadera suerte.

Etiquetas:

6 comentarios:

Blogger José Manuel Martínez Limia ha dicho...

Saludos.

Cuando hablo de baloncesto y de entrenamientos, etc. suelo decir muchas veces esta frase: "entrenamos contra la suerte". Aunque intento siempre hacer honor a quienes me han enseñado lo poco que sé, en este caso, no conozco a quien la dijo antes que yo, o quizás me la inventé cualquier día y toda la responsabilidad es mía.

Lo que quiero decir es que es una suerte defender bien una jugada, es una suerte que entre un tiro, es una suerte que un árbitro no te pite una falta, ... Y el entrenamiento diario consiste en minimizar el papel de la suerte, consiste en que dependa menos de la suerte y dependa más de ti y de tu habilidad.

Tonterías. A todos nos gusta ser protagonistas de nuestros actos y de nuestros triunfos, pero si hay un elemento decisivo en cualquiera de ellos, es la suerte.

Un abrazo compañero.

6 de diciembre de 2010, 20:52  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Pero,¿que es la suerte? Creo que sea lo que sea lo mejor es no buscarla. Lo que hay que aprender es a saber verla y atraparla cuando se nos presenta. A eso no nos enseñan de pequeños.
Un saludo. Sigue así.

7 de diciembre de 2010, 16:12  
Blogger Pelayo ha dicho...

Hay gente que parece tener un trebol de cuatro hojas metido en el culo y nos quejamos de su suerte. Pero lo cierto es que en el fondo, la suerte hay que buscarla. Y sino, esperarla. Yo la sigo esperando.
Desde luego donde no la encontraremos es en la barra de un bar o en una de esas tragaperras.

Un saludo amigo.

7 de diciembre de 2010, 16:47  
Blogger DANI ha dicho...

A mi la suerte se me quedo engachada en la suela del zapato. Lástima que a veces ni me auerdo de ella ;)

Un abrazo genio

8 de diciembre de 2010, 8:43  
Blogger Aureliano Buendia ha dicho...

Por ser breve y por honra; lo mínimo que os debo es un abrazo. Virtual y desvirtuado. Pero en el corazón: un abrazo.

9 de diciembre de 2010, 0:00  
Anonymous Selma ha dicho...

Una vez alguien me dijo, que la suerte no existía, que era una mezcla de preparación y oportunidad... Yo creo tal vez tengamos un concepto algo equivocado de ella. Tener suerte, no se centra solo en tener más cosas, más dinero, más viajes.. Y Todas aquellas cosas que a todos nos gustan. La suerte es alegrarnos de lo que tenemos, de los pequeños detalles que nos da la vida... La suerte es poder ver el sol todos los días...

23 de febrero de 2011, 21:56  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal