viernes, junio 20, 2008

Improntas invisibles.

No puedo resistirme a continuar con este viaje. Está hecho con las rutas de las vidas. Es un camino de hombres y mujeres que murieron o morirán.
Volveré al pasado y regresaré al presente. Dejaré litros de tinta en el tintero pues cada mote es una historia. Historias que se entrelazan, que se tocan. De amores, odios y vivencias. Todas con un nexo inconfundible; un pequeño pueblo de adoquines grises resistiéndose a perder su identidad.

Y comenzaré con uno, dos, tres, luego serán muchas las almas que cruzarán esta puerta para quedar colgadas en este engendro de la informática.

Va por vosotros, perdonen la franqueza, porque quizás os nombre.

Recuero a "Marchena", andaba por el mundo encorvado y con ojos profundos cargados de sabiduría.
Recuerdo al "Pancho", habitante anciano del rincón de los Lirios, con su fobia a los perros.

Recuerdo motes silenciosos: Paco el Serio, Callaito.

También sonoros o ruidosos: Corneta, Cascabeles, Tambora, Platillero, Pica Plato, La Motora.

Explosivos: El Polvorista, Los de la Bomba.

Comestibles e incomestible: Melones, Chocolate, Veneno.

Muchos, muchos animales: Currillo Pez, Perlico, Periquín, Bichorro, El Rana, La Piojito, Chicharra, Las Grullas.

Geográficos: El Portugués, Ronda, Los Caseta, Los de la Pizana, La del Kiosco, el Cojo la Cuesta. Los del Rancho, Los del Doqui, el Vasco, el Guillena, la Ronquillera.

Los que van sobraos: El Cojonuo, Siete Oficios, Dineral, Tarzán, Macarra, El Empalmao.

Diminutivos: Calerín, La gente de Juanito Nuñez, el Lamparilla, el Queti, La Mayita, Corbito. Corralito, Mariqui, La Barquita, La Niña Chica, Luquita Capullo, Quintín, Pernilla. Poy, El Pitufo, Juanito Mantecao, Pinguilla, Borrachilla, El Coli, Romerito y Volantín. Rubichi, El Botellín, El Niño Quico, Cerenín, Kiki Visiones y Marquesito. Boliche, Quico Cuarterón, Perico Alanís, El Chico Asne, Cotilla y Monichi.

Y Variopintos: La Melchora, La gente de Evaristo, Los Galanos, El Guita, Fernanda la de Meón, Aguja, La Castillera y Rebalona. La Zalea, El Trenti, La gente Asne, Los Platero. La gente Luna, Moña, Moyanos, Farandola y La Gente Gilanda. Velones, El Chato Panaero, Botica, Carrero, El Loco Carrasco, El Muo, La Pescá, El Fraile y Fernanda la del Popo. La Milurdana, La gente de Mora, Vilano, El Potoco, Canuto, Barba, Matorla, Tachuelo, El Porra, Rabanera y La Gila. Los Matías, Jarropo, Quilino, El Lápiz, Zaranda, Escalera, Los de la Oreja, Forrocoche, la Gamberra, la Curra, Los Latones y un querido etcétera.

Todos ellos pisaron o pisan las mismas calles, bajo el mismo Sol y la misma Osa Mayor testigo lejana de las noches de verano.

Los mejores pasan de generación en generación como improntas invisibles en nuestros libros de familia, son parte de nosotros o tal vez lo fueron.

Etiquetas:

6 comentarios:

Blogger francisco romero ha dicho...

Aureliano, me encantan estos artñiculos dedicados a nuestros motes. Esto es historia pasada, real y futura de nuestro pueblo que usamos todos los días y que solo quedará grabada en nuestras mentes. Hay motes que van relacionados con los negocios como; el meta, el pipo, el calvillo, los madriles, el taurina, la riverilla, juan sede, pepe castrón, pepi la confitera, curro pollo, pepe cuesta,juanita la tarazana...
Que bonito es cuando eres niño y te preguntan los mayores:
- ¿niño, tu de quién eres?
- Del niño La Pizana.
- Aaa, claro, cagun dioo...ya sta, si eres idéntico a tu abuelo.

20 de junio de 2008, 8:13  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Si senor¡ No se te olvido ninguno... bueno creo que uno, "el serrucho".
Bromas a parte, la ventana de la foto no la situo, es de Gerena?
Sigue asi.

20 de junio de 2008, 11:33  
Blogger Aureliano Buendia ha dicho...

Hola amigos, seguro que quedan muchos motes por decir.
La ventana está en la cuestecilla que entra en el Vínculo, frente al depósito del agua.

Es fácil pasar frente a ella y no fijarse, pero en la foto se puede apreciar que tiene su encanto.

Saludos.

20 de junio de 2008, 14:21  
Anonymous Anónimo ha dicho...

querido aureliano, creo que somos del barrio porque conoces perfectamente donde nos criamos, el barrio de la brujera, conoces a su gente y ademas sus debilidades.
si quieres saber mas de motes, federico, el historiador,vive en el vinculo,en la esquina de arriba, me parece que solo viene los fines de semana,bueno pues federico tiene un libro con una recopilacion de todos los motes de gerena, por orden alfabetico, yo lo he visto y es impresionante.
si lo ves se lo preguntas, y ya veras.
saludos desde el barrio de la brujera

21 de junio de 2008, 15:53  
Blogger J. M. M. Limia ha dicho...

Mi punto de vista es diferente, está claro que "algunos" motes son graciosos, otros no tanto (hay gentes que odian que se los digan), pero yo estoy completamente en contra de ellos y de su significado. Ser "Del niño La Pizana" es enredarte en una trama de especulaciones que, a ojos del resto del pueblo, te hace absolutamente invisible como persona, en beneficio de una supuesta, e indiscutible, realidad generacional. Recuerdo una frase de Ortega y Gasset: "los que antes pasaron siguen gobernándonos y forman una oligarquía de la muerte que nos oprime".

Ser "Del niño La Pizana" es ser tal cosa, y tal otra, y la de acá, y la de allá, y la de más allá, porque sí, porque la gente lo dice, independientemente de lo que tú seas realmente. No se trata de orgullo genealógico o no. Se trata de etiquetas que van por delante de ti mismo y que, sin decir una sola palabra, ya te han definido.

Yo me defino por mí mismo, por lo que soy, por lo que digo y por lo que hago, pero nunca por lo que fue o dejó de ser mi abuelo según un listillo del pueblo.

22 de junio de 2008, 9:30  
Blogger Aureliano Buendia ha dicho...

Saludos a Telegerena el autor del cometario anterior a Limia. Gracias por la información. Me has dejado con las ganas de ver ese libro.

Limia, comentarte que estoy totalmente de acuerdo con lo que dices, sobre todo para aquellos a los que no les gustan sus motes. Debe ser muy molesto llevarlos de por vida. A parte sabemos que los motes despectivos no los utilizamos en el tu a tu, estaría bueno, me refiero a que nadie le dice al otro en la cara el mote que piensa le molesta.

A los que no les gustan sus motes, deberíamos respetarlos, e intentar no llamarlos más por él, incluso cuando no estén presentes.

Y Confirmo tu opinión, las personas no se pueden juzgar por los nombres o las acciones, de sus padres, y menos por los de sus abuelos. Esto puede ser muy cruel.

Ahora bien la inmensa mayoría, al menos esa es mi impresión, estamos orgulloso de ellos, es nuestro querido alias, algo ligado a nuestros ancestros, es la forma más sencilla de identificarte dentro de una comunidad pequeña. Y les tenemos cariño.

Tienen muchas connotaciones y simplifica a la persona en demasía. Pero forman parte de nuestra identidad rural, y eso me hace ser como soy. A unos nos gusta, es mi caso, a otros no.

Saludos.

22 de junio de 2008, 12:04  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal