domingo, junio 15, 2008

Un mote, por favor.


Lo de ser cateto, y a mucha honra, tiene sus cosas. Me refiero a que hace unos días me saludó por e-mail un señor con su nombre y apellidos. (Es la persona que tan amablemente me mandó las fotos de las conchas y de las anclas, por cierto preciosas, Juan de nombre, los apellidos me los guardo porque no quiero que los parroquianos y parroquianas pudieran adivinar su identidad antes que yo). El tal Juan, a pesar de firmar con todas sus letras, para mí, ha seguido siendo un desconocido y eso que en Gerena decimos nos conocemos todos, pero claro, conocerse no es tener el registro del DNI en la cabeza.

Pues eso, que caí en la cuenta que si este buen amigo me hubiera ilustrado con el mote de su estirpe, seguro lo hubiera identificado y sería un amigo de rostro conocido en vez de un amigo con cara por retratar.

Y es que la riqueza de nosotros los catetos tiene, entre otras cosas, el gran invento, para la identidad, del mote.

Sirva este pensamiento, en esta época en que ando escaso de inspiraciones, para hacer un repaso por aquellos que ahora recuerdo. Si alguien quiere ampliar esta entrada tiene toda mi licencia y mi agradecimiento;

El más viril de nuestros motes: Pecholobo.
Uno cruel y despiadado: Mata Gatos.
Otros de la categoría del delito: Matamoros y Matacura.
De aves: Tripagallo, Palomita. Curropollo.
Del sistema decimal: Mediolitro, Milímetro.
Personales: Nonillo, Toto. Yeyo.
Profesionales: Carbonero, Pescaero, los de las Escunitas, Viruta, el Miero.

Son solo un botón, ya lo dije antes, tengo poca memoria y muchos recuerdos. No me acuerdo de más y los hay por decenas.
Nuestros motes son cultura, ser catetos nuestra identidad.
Presumamos de ella, todos no tienen la misma suerte.

Etiquetas: ,

6 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

En cuanto a fauna hay todo un zoologico; el gato, el loro, el zorro,c...pollo, el conejo...
Los hay exagerados; culoabierto
Herramientas; tenazas, espiocha
En fin Aureliano es nuestra riqueza el saber todo un curriculum de familia sabiendo el mote.
Sigue asi.

16 de junio de 2008, 14:02  
Anonymous Anónimo ha dicho...

los hay vegetales como el pepino, o tambien de colores como el colorao. Los hay numerales como los ochitos y los terceros, y hay ardientes como el quemao. Tambien estan aquellos motes estrafalarios como follivaca, la maricona o el gafa...dios mio hay tantos...

16 de junio de 2008, 22:55  
Blogger Aureliano Buendia ha dicho...

Y lo más curioso es que todos tienen o tuvieron una explicación razonable.

Porque si Piqueta vino de un objeto que portaría el primero de la saga. Baranda sería por ende un elemento constructivo asociado a otra estirpe. El primer Meino vendría de algún pueblo cuyo nombre empezara por Medina. Trompito, sería en su infancia gran aficionado a la peonza. Los Serenos; trabajadores del genial oficio ya extinguido. Sapito, disfrutaba saltando bajo las canales como un batracio. Pelusa, tenía poco pelo. Canita lo tenía blanco. Lechuga, las sembraba a menudo. Quito, pudo ser conquistador en la homónima ciudad Andina. Franquito, no tengo ni idea. Lo mismo es que alguno en la familia, hace muchos años, era chico y con mala leche. Digo hace muchos años porque los contemporáneos son grandes y muy buenas gentes. Hay muchos más, lástima que se me olviden la mayoría. Y gracias a mis colaboradores, eso de que los hay ardientes como el Quemao y que tenemos un zoológico me ha hecho mucha gracia.

Y ahí están, los motes son nuestras caricaturas, con ellos, de forma corta, clasificamos los genes.

Los apellidos son para el censo, para la cartilla del paro, para la del médico, para una multa de tráfico, para una letra en el banco. En el pueblo los apellidos están ligados a lo negativo. Te topas con ellos generalmente para males.

Para reconocer a alguien lo más fácil su nombre y el mote, de él, del padre, de la madre o la hermana. Habrá donde elegir.

Será bueno que nos sigan llamando por mucho tiempo por nuestros motes, será un síntoma de que seguimos vivos y de que nuestro pueblo sobrevive.

Cuarto y mitad de motes, por favor.

16 de junio de 2008, 23:54  
Blogger ALVARO ARIAS ha dicho...

Ahí va mi aportación:

Motes dulces: Meloja y pastelero.
Apodo ganadero: Borreguero
Luminosos: Candiles y candelarios
Dietético: Canijo
Gastronómicos: lentejo y "el gamba"

17 de junio de 2008, 9:03  
Anonymous Anónimo ha dicho...

de lugares: Paraeño, de la Huerta el Pino y del Cuartillo.
De defecaciones: de la Cagá y de Boñiga.
Saludos.

18 de junio de 2008, 10:34  
Blogger Tania Lopez ha dicho...

Mi familia como antes nombrabas son de los tripagallo. Mucha ilusión que se hayan nombrado.

27 de marzo de 2016, 0:46  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal