lunes, junio 23, 2008

¿Sabio o demócrata?


Si ser sabio es la capacidad para distinguir el bien del mal.
No me cansaré diciendo que la democracia es el menos malo de los métodos de gobierno.

Deberíamos estar gobernados por los más listos, esto sería fundamental. El pueblo no necesita elegir a sus gobernantes, eso no es lo más importante, lo que importa es ser gobernados por los más capacitados, los que antepongan el bien común a los particulares. Líderes que sepan distinguir el bien del mal y trabajen por acercar el primero y alejar el segundo.

Los pueblos se equivocan con frecuencia y más si la política, como ocurre en la actualidad, se vacía de su sustancia mientras es manejada por diseñadores de marketing, encuestadores de popularidad, y relega la participación a una simple urna cada cuatro años.

¿Qué instrumentos tenemos para conocer las intenciones de los políticos y como madurarán, con el paso del tiempo, sobre el sillón pedante del poder?

La democracia no es la panacea. Que no me digan que el pueblo nunca se equivoca. Se equivoca.

Imagino que en el futuro una computadora elegirá, por un método preciso e infalible, a nuestros gobernantes. Sería perfecto que este ordenador nos dijera quienes son las personas más sabias de nuestra comunidad.
Eso sería un buen sistema, ningún interés podría poner o quitar al elegido, solo la máquina, cuando el gobernante quisiera o cuando el ordenador supiera, por sus registros, que existiera un voluntario más inteligente que el que ostente el gobierno.

Esa máquina no existe y si existiera sería manipulada. Así que nos encontramos solos, somos nosotros los qué tenemos que hacer política y elegir a nuestros políticos.

Para no errar, la cultura. Si somos más listos nuestros gobernantes serán mejores.


Saludos, me pongo a leer.

Etiquetas: ,

5 comentarios:

Blogger Pelayo ha dicho...

Cuando en el mundo aparece un verdadero
sabio, puede identificársele por este signo:
todos los necios se conjuran contra él.

Johnathan Swift

23 de junio de 2008, 12:30  
Anonymous geromo ha dicho...

¿De verdad piensas que porque una persona sea lista, o esté lo suficientemente capacitada, va a anteponer el bién al mal y el bién común al particular?, perdona, pero no estoy de acuerdo. La mayoría de las personas que controlan las grandes empresas y negocios, están lo suficientemente capacitadas y además son muy listas, pero ¿ de verdad crees que serían buenos políticos ?

24 de junio de 2008, 19:49  
Blogger Aureliano Buendia ha dicho...

Afinado y preciso comentario Pelayo.

Amigo Geromo. ¿Que es ser listo?
Es quién dirige una gran empresa. Puede que ese sea listo para los negocios.

Yo me refería en el artículo a un listo universal, al más sabio entre los sabios. Esta persona no sería el número uno en una parcela concreta, no sería el máximo de los entendidos en operar tal órgano, o en tocar un instrumento musical, o haciendo paredes de ladrillo, este sabio al que yo me refería sería, si es que existe, aquel que sabe distinguir lo bueno de lo malo y, por eso que sabe distinguirlo, no es capaz de hacer nada que contradiga esta máxima. Es decir, administra los recursos de la comunidad para proporcionar el bien al mayor número de comunes.

Podemos también utilizar la palabra “sabio”, para un grupo sabio de personas que trabajan en este sentido. No hay porque ser tan individualistas.

Él más alto directivo de una importante empresa multinacional es feliz si hace feliz a sus accionistas, llevándose de paso un pellizquillo, pero... ¿Le importa algo despedir a cientos de trabajadores si con eso alcanza su empresa una mejor cuenta de resultados?. ¿Y si su empresa deja contaminada una parte del planeta?, ¿Le importará?, ¿Sería sabio o necio?.

Amigo Geromo, creo que estamos los dos de acuerdo, ¿verdad?

Un saludo y gracias por participar.

24 de junio de 2008, 23:14  
Anonymous GEROMO ha dicho...

Efectivamente Aureliano estamos de acuerdo. Salvo en una cosa, creo que sí, que existen esas personas sabias que saben distinguir lo bueno de lo malo y además tienen poder y médios, lo que ocurre es que ni les importa aparecer como necios. Perdona pero, como verás, soy pesimista en estos temas. Un saludo y gracias por tu blog.

25 de junio de 2008, 9:51  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Democracia: gran palabra desprestigiada con el paso de los siglos.

¿Qué democracia tenemos? Me refiero a la actual. Esto no es democracia, esto es un sistema claramente oligárquico (oligarquía: gobierno de los ricos según la tradicional clasificación de Aristóteles)

Hemos dado un gran paso desde la dictadura franquista al sistema actual, pero ello no indica que estemos en una DEMOCRACIA.Por ejemplo, en una democracia valen todos los votos igual, en una democracia la gente participa en el poder, en una democracia se comparte la cosa pública, en una democracia...no se lleva un partido 70 años(como el PRI en México), ni 30 años...En una democracia no debe haber manipulación, los medios de comunicación deben facilitar el debate público (la esfera pública que reclamaba Habermas). En una democracia...

DOP

26 de junio de 2008, 2:09  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal