domingo, marzo 20, 2011

Un humilde pensador


Vemos como los “amigos” de Gadafi ahora son sus “enemigos”.
Se podría proponer dos nuevas definiciones para estas dos palabras:

Amigo: El que tiene petróleo, que no es suyo, pero que lo controla.

Enemigo: El que se le puede dar un empujón para que ya no controle el petróleo que no era suyo.

Increíblemente las armas de Gadafi matan libios y libias, y la armas de la coalición liberan libios, no matan. (¿?)

Pero las fábricas de ambos tipos de armas son las mismas. Habrá, imagino, dos botones: Para matar y para liberar. Y hay un tío que según, si son para vender o para consumo propio, aprieta el verde o el amarillo. Será esto lo de las "bombas inteligentes". Ya pudieron antes los de la coalición venderle a Gadafi sólo las armas de liberar, dice un humilde pensador.

Nuestro Mediterráneo siempre tuvo Guerras: el hombre no ha terminado aún de evolucionar/madurar lo suficiente como para tener que prescindir de ellas.

Creo que hay muchas guerras parecidas, si no todas; sobre todo las de los pozos de petróleo cada vez se parecen más.

Algunos piensan que tener en su territorio el oro negro es una suerte, pero la realidad es bien distinta, suele ser una desgracia. Allí dónde hay petróleo siempre habrá sátrapas.

¿Para cuándo se inventará el motor de agua? ¿Se habrá inventado ya y no sueltan la patente? No creo, sería un crimen que existiera y se permitiesen, por ejemplo, las centrales nucleares. No, no existen.

Mientras tanto debería coger más la bicicleta, en vez de el coche, y más el libro, en vez de el ordenador. Me encantaría joderles a esos cabrones el invento.







Etiquetas:

9 comentarios:

Blogger kinisantos ha dicho...

Buenas reflexiones amigo Aureliano.

Un saludo...

21 de marzo de 2011, 11:59  
Blogger Pelayo ha dicho...

A mí también me encantaría joderles el invento, así que hagamos nosotros la guerra por nuestra cuenta...

21 de marzo de 2011, 16:04  
Blogger Harry Villegas Pombo ha dicho...

En 1958, el entonces dictador de Venezuela, el general Pérez Jiménez, aterrizó en Santo Domingo (por entonces Ciudad Trujillo), porque horas antes se había producido en Caracas un golpe de Estado y Pérez Jiménez había perdido el poder. "Trujillo estaba furioso" relata Arturo Espaillat (Jefe de la policía trujillista) Porque opinaba que Pérez Jiménez debía defenderse en lugar de soltar el poder tan fácilmente. A lo que el Venezolano le contestó que quería evitar un baño de sangre. ¡Qué clase de dictador eres -le gritó Trujillo- si no disparas sobre la gente!" (Fracmento de Trujillo, anatomía de un dictador)

Sin duda Gadafi ha llevado al pie de la letra el consejo dado de Dictador a Dictador, y para no quedarse corto decidió contrarrestar las manifestaciones en su contra borbardeándolas con sus poderosos cazaborbarderos.

Y no seamos hipócritas pidiéndole a los libios que se revelen contra el sátrapa y luego los dejamos tirados en la cuneta.
Y alguien se puede preguntar ¿porque no intervine la Líga Árabe o la Organización de Estados Africanos, en vez de los países occidentales? por la simple razón que teme Gadafi, sus gobiernos son tan tiranos como el del coronel y temen que en sus paises pueda pasar más de lo mismo.
Primero acabemos con el tirano y después ya nos preocuparemos del petróleo y sus amigos.

21 de marzo de 2011, 16:46  
Blogger Belén ha dicho...

Lo más divertido, y rizando el rizo... es que las armas del diablo Gadafi las hemos fabricado nosotros, y con nuestros impuestos...

Besicos

21 de marzo de 2011, 19:32  
Blogger Aureliano Buendia ha dicho...

Gracias amig@s por vuestros comentarios.

Especialmente a Harry, te echaba de menos por el Internet.
Sobre lo que me dices Harry, llevo todo el día con una canción pegada a la cabeza, es esa de la Cabra Mecánica que dice:

“Mata más gente el tabaco que los aviones
Y he perdido el miedo a volar ”

He pensado en esta canción porque creo que mata más gente, por ejemplo, las deudas internacionales de los países pobres, los aranceles a los productos agrícolas de los países pobres, las patentes farmacéuticas, y algunos ejemplos más que los dictadores. Y en cambio la coalición internacional, y nuestro país participando, no puede tolerar que un dictador mate a su pueblo. Eso está bien; No toleramos eso porque nosotros queremos ser los únicos con licencia para matar.

Qué buenos somos, qué buena es Francia, Italia, Estados Unidos y España. Somos tan buenos porque nos importan mucho los libios, porque queremos salvarlos de la bombas de su dictador, y de la mejor manera que sabemos: tirando bombas.

Pero eso, somos buenos gastando las armas que fabricamos, siempre hacen faltan guerras, si no los almacenes de armamento se quedarían pequeños.

Luego después de las armas, cuando las cámaras se vayan a otro sitio, habrá que preguntarse si los que siempre pierden han ganado esta vez. Raro sería.

Quizás, ya después sea tarde para que nos importe. Hemos salvado el mundo, aunque la gente se muera.

21 de marzo de 2011, 22:07  
Blogger Aureliano Buendia ha dicho...

Hoy, día internacional del agua, me entero por la radio que cada año mueren 1,5 millones de niños por culpa de beber agua contaminada.

Y me digo: ¡Joder! ¿Mata más gente el agua contaminada que Gadafi?

Pues sí: Pero eso a la coalición se la refanfinfla. Ellos solo salvan al mundo del escaparate.

Qué bonito los telediarios con nuestros aviones volando, salvando vidas, pues Gadafi es muy malo; masacra a su pueblo. Y los Talibanes; malos, malos, y Sadán (que en paz descanse); malísimo.

Que no digo que no sean malos.

Pero... salvadores del mundo ¿Cómo podéis tener tanto estómago?

Mandad educación y sanidad en vez de bombas. Que siempre pagan los mismos.
¿Qué pasa? ¿Qué no tenéis cojones? ¿ U Ovarios? (En honor a nuestra ministra de defensa)

Lo que no tenéis es dignidad.

23 de marzo de 2011, 0:17  
Blogger La sonrisa de Hiperión ha dicho...

Por aquí me tienes, en esta mañana de domingo.

Ten un buen inicio de semana.

27 de marzo de 2011, 13:08  
Anonymous jmmlimia ha dicho...

Vaya, lamentablemente y por diversos motivos relacionados con el tiempo disponible, llevaba alguna semana sin pasar por aquí y ahora me he topado con dos entradas que me interesan mucho. Ésta y la última sobre las centrales nucleares.

Dejaré aquí, brevemente, constancia de mi desacuerdo Aureliano: estando casi completamente de acuerdo con tus consideraciones creo que las muchas cosas por hacer no justifican la inactividad, que los infinitos errores cometidos no justifican los nuevos, que las generalizaciones siempre son falsas y que, por último, no todas las guerras son injustas (esto, más o menos, lo dijo Lenin). Si yo hubiese estado en Sevilla en el verano de 1936 me hubiese encantado que una coalición internacional le hubiese bombardeado el culo de un hijo de puta llamado Queipo de Llano.

3 de abril de 2011, 20:02  
Blogger Aureliano Buendia ha dicho...

Muy bienvenido amigo Limia por este espacio de reflexión. Ahora quizás tengas tiempo de regalarnos una de tus entradas de tu blog. Estaré atento.

En cierta forma comparto tu planteamiento de cuanto positivo sería que existiera un orden/policía internacional que acabara con todos los sistemas de gobierno que no respetasen los derechos humanos. (Aunque quedarían pocos que se salvaran)

Lo malo es la credibilidad. No confiaría nunca en una policía que, según que casos, invierte los papeles. Y ese es el caso de la llamada coalición, que podemos también llamarla OTAN. La OTAN o los Estados Unidos, hasta ahora, no han demostrado en ninguna de las guerras que conozco, me refiero a las que han ocurrido en los últimos 20 años una voluntad clara de justicia, sino todo lo contrario; han mentido para justificar lo injustificable, y han producido dolor sobre dolor. (Quizás la guerra de los Balcanes sea la excepción. Por lo tardía de la intervención: la vergonzosa excepción)

No creo que si logran derrocar a Gadafi sea para que el pueblo decida quién les gobernará. Pondrá a su pieza del ajedrez, no me cabe duda. Si hubiera elecciones libres y ganara una pieza que no se moviera según sus intereses se inventarían otra guerra para quitarlo. Por eso esta coalición es el zorro cuidando las gallinas del lobo.

Hay que dejar muy claro que el petróleo y el gas Libio pertenece a los libios, y todas las multinacionales extranjeras que han sido la clientela agradecida e interesada de Gadafi, cuando éste se marche debe salir también del país. Y que los Libios sean los únicos que administren sus recursos. Eso es liberar a un pueblo.

Por cierto. Yo también me hubiera alegrado si al cabrón del parche lo hubiesen dejado frito.

3 de abril de 2011, 21:11  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal