lunes, noviembre 14, 2011

Pelean por no cambiar




Todos los que nacimos después de la larga dictadura no conocemos otra cosa. Ahora veo por la televisión un macro mitin y en el que sale un Alfonso Guerra, y luego veo a un Felipe González, luego sale uno que fue ministro con este último, que es el candidato, y cuando se cambia de escena, y los colores de las banderas se vuelven azules, sale uno con barbas que fue ministro del Aznar; y me pregunto: ¿dónde estoy? ¿Es la fiesta de la marmota? ¿Tan mala está la cosa que llevamos cuarenta años gobernados por los mismos? ¿No hay gente nueva? ¿Cuándo se van a hartar estos del pesebre? Pero la culpa a tanta pregunta la tengo yo; ¿quién me mandaría a mí ver un telediario?

Cuarenta años gobernados por los mismos. La explicación la encuentro en que la clase política se ha convertido en una casta profesionalizada. Como pudiera ocurrir en sociedades de hace miles de años. Es una casta y esa casta hace de la política una remunerada (bien remunerada) profesión, y no están al servicio de los ciudadanos, sino de una máquina que busca poder; poder, poder. Una máquina muy bien engrasada; tiene a todo un sistema a su servicio: periódicos, radios, televisiones... Un gran sistema con el que consiguen introducir su mensaje hasta en el último pueblecito, hasta la última casa, hasta en el último rincón de España, del mundo. 


El otro día me dijo mi hija de nueve años: -Papá, no conozco al que tú votas. No sé ni que cara tiene. Cuando salga por televisión avísame para saber quién es, que tengo curiosidad.


Pero en la televisión los minutos son carne de bipartidismo. Es como el Madrid y el Barsa. El mundo parece ser un simple invento bipolar. O eres de los míos o estás en contra mía. O eres del Betis o del Sevilla. La simplicidad de la mente del ser vivo analiza con mucha mayor facilidad lo blanco y lo negro, y prefiere quedarse en lo simple, lo sencillo, no pararse en lo maravilloso que puede resultar el arco iris.



Rajoy dice algo así como que traerá “el cambio”. Hay que ser cínico para venir a decir esto a estas alturas. Aunque qué más da. Se trata de un eslogan, solo son palabras.


Entonces el PP dice que es el cambio y resulta que de cambio nada, la política del PP no difieren prácticamente de la política del PSOE, a la vista está que ambos nos han llevado de la mano al profundo bache, (abismo), y a la vista está que el cambio profundo que necesita esta sociedad ni con el PP ni con el PSOE va a venir. No hay que ser muy espabilao. ¿Van a plantarle cara a los mercados o van seguir agachándose repitiendo el “si buana”? De eso no hablan en la campaña electoral, sorprendentemente.

Ahora nuestro país, que ha crecido a fuerza de préstamos y pelotazos, es esclavo de su deuda. Como el currito es esclavo de su hipoteca. Pero los que permitieron y ayudaron a que la deuda de este país, y la dependencia de los mercados financieros, sea la que es; los que permitieron eso fueron los políticos del PP y del PSOE, ¿o qué estuvieron haciendo los últimos cuarenta años? Así que no nos digan que si pelear, que si cambiar. Años nos hemos llevado peleando por tener para comprar una casa, por poder darles a nuestros hijos una educación, una sanidad, y ahora vemos que, por la mala gestión de los que se vuelven a presentar como salvadores, estamos endeudados y esclavizados a lo que nos marquen desde fuera los mercados, los alemanes y los franceses.



Llevamos cuarenta años gobernados por los mismos, y resulta que estamos a la cabeza de Europa en parados; cuarenta años con los mismos gobernantes y tenemos los peores datos de toda Europa en educación, en fracaso escolar. Somos también los números uno en economía sumergida; casi cuarenta años ordeñando de la recalificación, del sobre, del maletín, del desarrollo descomunal del ladrillo, de la subvención y del subsidio.


¿Ahora va a venir Rajoy y nos va a traer el cambio? ¿Qué cambio? ¿El de siempre?


¿A quién votará Botín? ¿A quién votará la Duquesa de Alba? ¿Al PSOE o al PP? Y creo que no me equivoco si digo que unas veces votarán al uno y otras al otro; total, a la vista está que les han ido siempre bien con cualquiera de los dos.

Nos hemos despertado de un sueño. Del "España va bien" que decía Aznar, del "pleno empleo" que decía Chaves. Pero esta crisis no afecta a todo el mundo por igual: tenemos en un extremo al presidente de una multinacional, que mantiene los beneficios para sus inversores, que paga al mejor equipo de asesores fiscales para que le ayuden a defraudar al fisco sin peligro, con guante blanco. En el otro extremo al que pintaba a destajo en las obras, y que lleva dos años sin mojar brocha, capeando el temporal de la miseria. ¿Es lógico que ambos voten lo mismo? Pues sí, en esta rara sociedad es lo más normal del mundo. Los dos van a votar en las próxima elecciones al mismo partido. Aunque no estoy muy seguro si al PP o al PSOE.

Tenemos una juventud a la que se le cierra las puertas del mundo laboral, por ello es una juventud desencantada, desmotivada. Tienen muchos de ellos que coger las maletas y marcharse a otros países si quieren desarrollarse profesionalmente. Si quieren ganarse la vida. Ese es el país que tenemos después de cuarenta años de democracia. ¿Va a pelear ahora Rubalcaba por ellos? ¿Les va a cambiar Rajoy el futuro? Milongas.

Los mayores de cincuenta años tampoco lo tienen fácil. Son los apestados de las empresas. ¿Cómo van a contratar a un señor con esa edad? Querrá ganar un sueldo digno, y eso es mucho pedir. Por los polígonos industriales, medio vacíos, van como zombies. Un currículum en la mano.

Y los que por suerte trabajan tienen que hacerlo a destajo, tiene que realizar jornadas larguísimas, sin quejarse, y cada vez ganando menos. Y llegan a fin de mes con tristeza; justitos. Y pueden dar gracias al cielo.

Arreglaos estamos. Ahora ganará Rajoy, y se llevará cuatro u ocho años, y luego vendrá otro del PSOE, y luego otro del PP. La maquinaria sigue bien engrasada. Ya llevamos cuarenta años así. ¿Hasta cuánto aguantará el invento? ¿Hasta cuando durará esta farsa?


Etiquetas:

5 comentarios:

Blogger Carlos ha dicho...

Pues tiene usted razón. La lucho es ahora contra el bipartidismo, el 20N que cada cual vote lo que le venga en gana salvo al partido único de España PPSOE.

15 de noviembre de 2011, 3:04  
Blogger Erna Ehlert ha dicho...

Asi es, blanco o negro.

Faltan todas las tonalidades de grises.
Que son muchos!

Estoy indignada

(Mira el dibujo de El Roto del PAIS de hoy
Yo creo que representa a Grecia)

15 de noviembre de 2011, 23:21  
Blogger Harry Villegas Pombo ha dicho...

Pero, ¿existe el bipartidismo? Va a ser que no. Formalmente puede, pero en la práctica no. Le hemos (mejor le han) cedido la soberanía a algo llamado "los mercados". Da igual quien de los dos salga elegido el 20N, pues sabemos que va a pasar el 21: recortes en sanidad, educación, prestaciones sociales,pensiones, sueldo de los funcionarios, disminución de la inversión pública; subirán los impuestos indirectos,IVA, los impuestos especiales, es decir aquellos impuestos que pagamos todos por igual, bueno tal vez toquen el IRPF, que es progresivo, pero para que los que cobran menos que paguen más.
Un partido es de izquierdas, cuando las políticas que desarrolla son de izquierdas, ¿cuándo un partido en el gobierno baja pensiones y recorta derechos sociales, entregándose a las órdenes del capital, puede considerarse de izquierdas? Obviamente no, por mucho en que se autocalifique de izquierdas.
Afortunadamente mi vida, más o menos está resuelta, y ya aspiro a poco, pero mis hijos y nietos, tienen un negro futuro y por ellos lucho, y si no nos movilizamos, serán las primeras generaciones que vivirán peor que sus padres.
Y hagamos autocrítica, algo deben de estar haciendo mal los partidos de la auténtica izquierda, cuando no son capaces de movilizar a 5 millones de parados y millones de jóvenes con un futuro incierto. Escudarse en la fuerza mediática del bipartidismo o en una más que injusta ley electoral, no son razones válidas. Algo estamos haciendo mal.
En fin que ya ni San Carlos nos libra del mal.

16 de noviembre de 2011, 0:04  
Blogger Aureliano Buendia ha dicho...

Un saludo comentaristas. Mis gracias y mi admiración por participar.

Excelente comentario amigo Harry. Veo que coincidimos en la mayoría de las causas.

Yo no puedo estar más de acuerdo con lo que dices: no hay bipartidismo; es el capital el único partido.
A mí me gustaría un mundo distinto. Y estoy cansado de éste y de los que llevan tantos años en el poder. Creo que haría falta una regeneración profunda de nuestros gobernantes. Y de la Política con mayúsculas. También creo que los ciudadanos deberíamos participar, implicarnos más. Creo que deberíamos tratar de no ser los esclavos de los que prestan dinero. Pues al final ha pasado esto que está pasando; un país acobardado/arrodillado por la puta prima de riesgo. No sé cuál es la solución, pero las políticas neoliberales han fracasado y una muestra es el club del euro.
Deberíamos tener, aunque sea para probarlo, algo distinto, otro tipo de política. Yo creo que hay que mirar a la izquierda, para que la sociedad sea más justa, más sostenible; para conseguir más igualdad entre todos los ciudadanos, entre los seres vivos. Pero una izquierda de verdad. Esa es mi opinión, y la única forma que podrá hacerme cambiar de parecer es si toma el poder una fuerza política que aplique esas políticas y luego fracasa, o me engaña.

Sé que algo no funciona, que algo falla, por qué no vota la gente en masa a Izquierda Unida, pues no lo sé. Creo que por lo mismo que por qué no se acaba el hambre en el mundo, o por lo mismo que en Estados Unidos hay un partido de derechas y hay otro de más de derechas, o por lo mismo que solo intervienen los países ricos en las dictaduras de los países que tienen petróleo... ¿por qué no vota la mayoría de la gente a un partido de verdadera izquierda? Yo creo que la razón básica esta en el egoísmo, en el individualismo, en la concepción intrínseca del ser humano, que su instinto de supervivencia primero le hace pensar en él individuo y luego en el colectivo. Lo digo porque cuando hoy dije en el trabajo que yo pensaba votar a Cayo Lara, uno de mis compañeros me dijo inmediatamente: “Pues debería ganar, para que viniera y colectivizara esta empresa y todo fuera del estado.” Estas fueron más o menos sus palabras textuales. Entonces la gente teme a la Izquierda porque cree que le quitará cosas. Entonces si las razones para que no entre un partido de verdadera izquierda es que el valor del bien privado pierde peso ante el valor del bien común, no hay otra cosa que decir; el ser humano primero piensa como individúo y luego como colectivo. Y además se equivoca.

Yo para equivocarme necesito la experiencia, así que dejaré de votar a Izquierda Unida cuando gobierne y no haga el bien COMÚN.

¿Ha hecho el PSOE y el PP en tantos años que llevan gobernando el bien COMÚN?
La respuesta a esta pregunta podemos verla en los servicios básicos: la sanidad, las pensiones, la educación, ¿Cómo van en los últimos años? ¿Hacía un bien común y universal o hacía el bien de las empresas privadas? No hay que ser un experto.

Buenas noches amig@s.

17 de noviembre de 2011, 0:14  
Anonymous Anónimo ha dicho...

"Se nos reprocha que queremos destruir la propiedad personal bien adquirida, fruto del trabajo y del esfuerzo humano, esa propiedad que es para el hombre la base de toda libertad, el acicate de todas las actividades y la garantía de toda independencia.

¡La propiedad bien adquirida, fruto del trabajo y del esfuerzo humano! ¿Os referís acaso a la propiedad del humilde artesano, del pequeño labriego, precedente histórico de la propiedad burguesa? No, ésa no necesitamos destruirla; el desarrollo de la industria lo ha hecho ya y lo está haciendo a todas horas".

Manifiesto Comunista.

17 de noviembre de 2011, 19:13  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal