lunes, enero 23, 2012

Siempre vuelvo






He vuelo, sí, aquí estoy, en este raro mes que, más que enero, es un febrerillo loco.






Vuelvo, con un campo verde plantado al fondo. Con una estación que se repite, que se va endulzando.





Vuelvo, al mismo sitio donde me hicieron. Allí, en el lugar de mis primeras postillas, de mis cicatrices iniciales.



A la misma calle que me despidiera, que me extrañara.
A las cuatro aristas de las esquinitas, de la candelita, la de los zócalos del “un, dos, tres; pollito ingles”, la de los chinos grises de los periquitos de plata. Que tantas veces intenté robarlos con mis uñas -los pobres-, perdían siempre; que si la antena, que si la cola...su brillo de plata, sus polvillos mágicos de periquitos tiernos...se quedaba todo en los dedos.

Vuelvo, ahora, a la misma calle donde jugaba a las bolas;
ya no quedan agujeros, los niños; escasos, ni bolones de acero. Parece que cada vez los niños se den más de puertas adentro. Criaturas raras; los niños, la pandilla de pillos por la cuesta. Van quedando pocos.




Pero vuelvo;
a mi calle. Yo mismo, aún siendo un niño.
Calle Amargura, barrio viejo de la Brujera,
brillantes los adoquines como lágrimas duras. Una misma reja verde del salto de la jirafa y un bote, lleno de arena, rodando y rodando.

Vuelvo, a la noche de mis farolas, a
l cielo nocturno, con su polvo de diamantes, a la sombra de los cables y al viento cierto del barrio alto.

Vuelvo, y todo parece que me esperaba; e
l pueblo siempre me esperaba, y me da sus manos y me abraza, el pueblo...

Vuelvo; para vivirlo, para sentirlo,
para escuchar sus campanas, sus golondrinas, sus grillos en el verano.

Vuelvo, sabiendo que me esperaba,
y eso es bueno; con sus amigos, con sus mujeres, con sus vecinas, con sus vecinos, con la música de sus canales -las pocas veces que llueve-, con sus puertas, con sus rincones, con sus viejos y con sus viejas, con sus bares...





Vuelvo a mi pueblo. Siempre vuelvo.





















Etiquetas:

4 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Dichoso tú que tienes un lugar que te espera, un lugar donde volver, un pueblo al que quieres.

24 de enero de 2012, 20:25  
Anonymous José Juan del Valle Ramírez. ha dicho...

Hola Aureliano.

Es posible que la vida sea eso, un continuo volver.

Saludos y bienvenido.

Te dejo un temita.

http://www.youtube.com/watch?v=kyWvo_I0bbw&feature=fvwrel

24 de enero de 2012, 21:43  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Siempre te esperabamos

24 de enero de 2012, 22:36  
Blogger francisco romero ha dicho...

Bonito post, la verdad es que creo que aún no te has ido, ni querer quieres. Saludos

4 de febrero de 2012, 20:57  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal