sábado, diciembre 31, 2011

Yo también me enamoré de ti




Yo también me enamoré de ti...
varias veces, además, en muchas de mis edades pasadas;
de joven, de mayor, de niño anciano...
desde muy temprano; en los años de mis primeros catecismos,
muchos años, muchas veces... enamorado de ti.

Seguro que lo supiste sentada en los escalones,
o ahí en la clase de al lado, pared con pared, frontero con tu pizarra;
o cuando nuestro colegio se soleaba entre nidos de vencejos,
¿te acuerdas?, las aves iban y venían de tus nidos a los míos,
y las salamanquesas grises; de mis ventanas a tus persianas.

Compartimos, amiga, muchas esperanzas...
sentados en las mismas sillas verdes
en aquellas asambleas del salón multiusos,
o cuando el campo, en bicicleta;
con aquel profesor bohemio de barbas negras.



Permíteme, amiga, una confesión a destiempo;
aunque sé que no pueda nada... hacerte nada,
que aquí lo digo y aquí lo escribo:
que varias veces me enamoré de ti...
Bueno, ya sabes; y de tantas otras,
pero contigo, por reincidente, era casi diferente;
una flor, una espina, un golpe que borraba otro.
¿Quién no tuvo alguna vez sus quince años?

Dolor dulce de ida y vuelta,
paréntesis breve del corazón imberbe,
y a los pocos meses, o a los pocos años;
el Instituto, y me volvías a tener en tus heridas
y te volvía a compartir, a sentir, a disfrutar;
volvía a caer en tus encantos morenos de niña lista y graciosa.



No sé si debería contarlo, lo mismo... a agua pasada...
bueno; ya lo dije... que me enamoré de ti.



Pero lo que digo; lo digo sabiendo que fueron muchos,
y las palabras sembradas son siempre bien nacidas,
y ya no son sólo mías, sino de aquél que las recoja;
porque tan fácil, facilísimo, ¡era quererte!;
así que hoy las escribo por otros muchos,
por todos los que te tuvieran una confesión pendiente:

Que me gustabas,
Que me encantabas:
en tu sonrisa de avispa,
en tu maraña de pecas,
en tu cuerpo menudo y asilvestrado,
en tu pelo brillante y moreno,
en tu voz valiente y caliente,
en tus ojos chisposos y graciosos;
los que se fugaban de la mirada.
¡Ay Niña, qué dos lunitas negras!

Que yo también anduve por aquellas calles,
muchos pasos, muchos umbrales, enamorado de ti,
poco trabajo costaba camino del campo de fútbol,
en la hora corta de la Gimnasia; o del bocadillo y la palmera...
Tú, ya mujer del todo, ¿y yo?... proyecto de hombre a medio hervir.
Tú, tan inteligente, tan piedra preciosa de aquel planeta;
¿Y yo?, con musarañas en los bolsillos.
Tú tan cruel, tú tan risueña, tú tan hembra.
¿Y yo?... yo sólo un niño.



Y sigo aquí, años después, amiga mía,
en un recuerdo, en una media sonrisa de terciopelo,
echando de menos lo que nunca tuve;
como quien nunca tuvo a su Dulcinea
más que por un amor intenso e imaginario.



Pero te tuve, claro que sí;
entre páginas de un libro de Biología,
entre láminas y rotrings por rellenar,
en aquella tarde, en aquel abril,
mientras miraba por mi ventana
un limonero de primavera.



Pensaba y pensaba...pensaba en ti,
porque, amiga mía...
como tantos otros, muchas veces...
yo, también, me enamoré de ti.









Etiquetas:

6 comentarios:

Blogger Erna Ehlert ha dicho...

Una manera muy bonita para comenzar el año.
Me gusta.

Con los mejores deseos...

1 de enero de 2012, 22:20  
Blogger La sonrisa de Hiperión ha dicho...

Hay amores que nunca pasan, verdad?

Saludos y un abrazo.

2 de enero de 2012, 11:17  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Amigo; no fuiste el único. Un abrazo y un recuerdo, !! Por ella!!.

2 de enero de 2012, 17:12  
Blogger DANI ha dicho...

Tio!!! estaba leyendo esto y oyendo de fondo la canción "Is there no freedom" de Garrett Wall Band y tu texto me ha parecido una canción preciosa!!! no hay quien pueda ponerle unos acordes???

3 de enero de 2012, 0:39  
Blogger DANI ha dicho...

Ups, que se me olvida con la emoción...

Felicísimo 2012, que nos lo merecemos.

3 de enero de 2012, 0:39  
Blogger francisco romero ha dicho...

Joder¡¡¡ pero que bien lo haces joio,haces que tus palabras se conviertan en imágenes de mi vida, gracias por tus regalos en forma de buenos momentos.

7 de febrero de 2012, 20:40  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal