jueves, diciembre 15, 2011

De Gerena, escandalos y bellezones

El mayor de los pecados es el hurto, y el hurto de la verdad; la mentira, es una forma clara de robo.

Sisar; qué nos gusta este verbo en primera persona.

No está bien hurtar, tampoco a los depositarios de la custodia de los lugares sagrados. Es su voluntad decir qué se puede hacer, y qué no se puede hacer en estos sitios. Para eso son los que los cuidan.

Qué bellos son los lugares sagrados, y cuántos de ellos hay. El mundo entero está lleno de lugares mágicos. Un lugar sagrado en mi opinión es cualquier espacio donde el ser humano puede entablar un contacto con lo espiritual, con lo irreal, con lo inmaterial; salirse de sí mismo. Desde que el homo sapiens pintaba en sus cuevas animales espirituales, hasta los impresionantes templos megalíticos alineados con los solsticios, pasando por las pirámides, las mezquitas, las sinagogas, las iglesias, las ermitas... Cualquiera de estos sitios es un lugar sagrado. Algunos miran un cielo estrellado desde el Monte Borracho y piensan: este lugar es sagrado.

Todo esto lo digo porque para unos y para otros el criterio cambia, e incluso muchos otros sienten que no hay nada más sagrado que el cuerpo de una mujer. Mismamente Dios fabricó su hijo dentro del cuerpo de una. Todos hemos nacido de una. ¿Habrá algo más sagrado que una hembra? Y si esa mujer es bella, andaluza, bien plantada, pues encima de ser un cuerpo sagrado, ¿quién no dice que es bendito?

Pero eso sí; no se debe hurtar. Así que entiendo quien se sienta utilizado. Lo que no puedo entender es de quien se escandalice. ¿Escandalizarse por esto? ¿Quién no ha visto, disfrutado, imaginado, aquello que tapan las telas? Fuera las telas; al diablo con los burkas; en pelotas seremos todos más humanos, más iguales, más hermanos.

Yo me escandalizo de las mujeres tapadas, las que solo enseñan los ojos; de las niñas que se venden a los turistas del sexo. Me escandalizo de la mujer esclavizada, de la que es corroída por el ácido, de aquella que tiene mutilada su más íntima esencia. Me escandalizo de las mujeres lapidadas, de las que mueren en hospitales cementerios. Me escandalizo de la mujer que recibe un golpe; y otro, y cientos. Pero, será que creo que la carne sufre tanto como el espíritu, que de una mujer libre, que va y se desnuda, de eso ya, casi, no me escandalizo.

Saludos.

Etiquetas:

5 comentarios:

Anonymous José Juan del Valle Ramírez. ha dicho...

Hola Aureliano, el objetivo de la empresa de galletas se ha cumplido, querían provocar y lo han conseguido, cuanto más cancha se le de al asunto mejor para su negocio.

Ahora bien, en esta polémica habría que distinguir dos aspectos fundamentales que muy bien has enfocado en tu entrada.

Por un lado tenemos un lugar que más que sagrado o de culto religioso (personalmente prefiero denominarlo de alto valor identitario) y por otro, el uso o abuso según se entienda, del cuerpo femenino en la publicidad.

Es muy posible que haya quienes se escandalicen no porque se haya utilizado la ermita para fines lucrativos, sino porque se han realizado unas fotos eróticas en su interior. Es decir, si la modelo no apareciera desnuda el asunto no habría tenido ninguna trascendencia, aunque el fondo del aunto seguiría siendo el mismo, se está utilizando un lugar sagrado para unos fines distintos de los que tiene encomendado. Por otro lado, si las fotos eróticas no se hubieran realizado en el interior de la ermita, tampoco tendría ninguna relevancia, porque habría desaparecido el elemento crucial de la polémica, es decir, no se consideraría que se ha profanado un lugar sagrado.

Es decir, lo que menos importa es el uso lucrativo que se hace de la ermita y de la imagen de la mujer en la publicidad.

Saludos.

16 de diciembre de 2011, 11:54  
Anonymous José Juan del Valle Ramírez. ha dicho...

PD.

Te dejo un temita de JJ Cale, para "canciones en los bolsillos".

http://www.youtube.com/watch?v=dQZaVbfEixM&feature=related

Saludos.

16 de diciembre de 2011, 12:10  
Blogger Aureliano Buendia ha dicho...

Amigo Jose Juán; pienso igual que tú. Totalmente. Así que para no dar cancha a los alemanes, voy a quitar la foto ahora mismo. Coincido plenamente en tu plantemiento. Este tipo de publicidad es patética. Bellísima, pero patética. Para vender chocolate hay que enseñar la almeja. De locos.

Pd: muchas gracias por la sugerencia musical.

16 de diciembre de 2011, 14:43  
Blogger Harry Villegas Pombo ha dicho...

Otra vez lo has vuelto a clavar.
A mi personalmente esta polémica me llega a aparecer cómica incluso nunca mejor dicho: "berlanguiana".
Lo único que falta es que los ofendidos compren todas las galletas, quemándolas en una pira, como acto de desagravio.
Ahora para escándalo el de Cayetano: "Cayetano hablando de trabajo. Es como si Belén Esteban se pone a hablar de neutrinos o Falete del Naturhouse"

16 de diciembre de 2011, 19:55  
Anonymous Francisco Romero ha dicho...

Lo que es lamentable es que se le esté dando tanta importancia a un tema absurdo en comparación con todos los problemas actuales en el mundo, en Europa, en España y en Gerena.
Por encima de las creencias de cada uno, lo que si me indigna es lo católicos y cristianos que son todos para defender y criticar no sé que y lo poco que son en la vida diaria y cotidiana, eso si que es una falta de respeto. Francisco Romero

20 de diciembre de 2011, 21:33  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal