sábado, noviembre 19, 2011

La gente va muy bien



La gente va muy bien en cualquier acto público
para llenar la cancha
y hacer la ola.
La gente va muy bien para ilustrar catálogos,
para consumir mitos
y seguir la moda.
La gente va muy bien para construir pirámides,
para tirar del carro
y hacer el amor.
La gente va muy bien para formar ejércitos
y para dar ambiente
¡Viva la gente...!

La gente va muy bien para contarles cuentos,
para darles porrazos
y venderles ungüentos.
La gente va muy bien... La gente va muy bien
para decir que «SÍ»
para decir «AMÉN».

La gente va muy bien como ejemplo de bípedo
que llora, se enamora
y usa zapatos.
La gente va muy bien para suscribir pólizas,
acatar las consignas
y pagar el pato.
La gente va muy bien como dato estadístico,
anónimos comparsas
de este culebrón.
La gente va muy bien yo puedo asegurárselo.
Conozco a esos plebeyos...
¡Soy uno de ellos...!

La gente va muy bien para aplaudir al jefe,
animar el paisaje
y preservar la especie.
La gente va muy bien... La gente va muy bien.
para decir que «SÍ»
para decir «AMÉN».

La gente va muy bien... La gente va muy bien...
La gente va muy bien, pero que muy bien...
La gente va muy bien
para decir que «SÍ»
y por eso TAMBIÉN

La gente va muy bien para enjugar las lágrimas,
para darse un abrazo
y entrar en calor.

La gente va muy bien para vencer obstáculos,
para darnos sorpresas,
recobrar la memoria
y emplear la cabeza
para cambiar la historia
y unidos buscar el camino que lleva al Edén.

La gente va muy bien.

Etiquetas:

4 comentarios:

Blogger Pelayo ha dicho...

El maestro Serrat, siempre con más razón que un santo... sobre todo en la parte de:
"recobrar la memoria
y emplear la cabeza
para cambiar la historia".
Que mala pinta tiene el panorama compañero Aureliano, que mala pinta...

Un abrazo

19 de noviembre de 2011, 11:09  
Blogger Aureliano Buendia ha dicho...

Sí que tiene mala pinta compañero.

Esta mañana me puse un compat, el primero que encontré, “Nadie es perfecto” se llama, vaya título, lo cierto es que Serrat siempre está por mi casa, y salió esta canción. Perfecta, me dije, para el día de hoy, el día de reflexión antes de las elecciones generales.

Nos hemos llevado tanto tiempo viendo en todos los medios de propaganda lo bien que va la gente, ¿y pasado mañana qué? ¿Seguirá yendo la gente tan bien?

La gente es desmemoriada. “Conozco a esos plebeyos; soy uno de ellos”

Un abrazo comapañero.

19 de noviembre de 2011, 11:30  
Blogger La sonrisa de Hiperión ha dicho...

Serrat, por los cuatro costados.

Saludos!

19 de noviembre de 2011, 18:26  
Blogger Harry Villegas Pombo ha dicho...

Pasó el 20N y también el 21. Habló el pueblo y también el 21 han hablado los mercados.
Los mercados, cada día que pasa, se parecen más a esos dioses aztecas, insaciables de sangre. El mensaje que han dejado hoy es claro: "necesitamos más sangre, Mariano".
Lo del 20N, es más complejo. Unos hablan de marea azul, bueno, yo lo veo más como un tsunami. ¿Alguien lo dudaba? Yo no. Muchos votantes, antes de votar a una mala copia de un partido de derechas, han prefirido votar al original.
Las recetas que el nuevo gobierno va a aplciar todos las sabemos: despido semigratuito, recorte en el gasto público, menos sanidad pública, menos educiación pública, disminución de la inversión pública, menos prestaciones sociales. No hay que ser un gran politólogo para adivinarlo.
El PSOE, lo primero que debería de hacer es reflexionar que tipo de partido desear ser: liberal o socialdemócrata. Entregarse a los mercados y a su dios Hayek o poner rumbo a la izquierda. Visto lo visto, está claro que si desea seguir siendo un partido liberal, sus dias en el arco parlamentario están contados.
Una reflexión: cada escaño de IU cuesta 3 votos más que uno del PP o PSOE. ¿Es justo? No. El sistema no lo es. Pero beneficia a estas dos fuerzas, hoy ha salido ganando el PP, de la misma manera que en elecciones anteriores salió ganando el PSOE. Bueno en el pecado deben de llevar parte de la penitencia, pues han tenido tiempo de modificar la ley electoral.
La izquierda está atomizada. La extrema, la derecha y el centro derecha, concentran su voto en una sóla fuerza política. Entre esta injusta ley electoral y la división, será difícil derrotar a la derecha. Tal vez la creación de un Frente Popular, o polo de izquierdas, o llámalo como quieras, sea una de las soluciones.
Me alegro del éxito de IU, pero sobre todo del escaño obtenido por Málaga, por quien es y de donde viene.
Es la hora de IU, sus 11 diputados, sus dirigentes, y sus bases y sus simpatizantes, comiencen a movilizarse y aguitinar a todos los ciudadanos de izquierdas, volver a incluir a los partidos ecologistas y arrastar todos los descontentos del sistema, ser la vanguardia, que canalice la esperanza de un cambio real y sentirse presente, cercana, tan cercana que se pueda tocar con las manos.
Los españoles, en este momento, no necesitamos un salvapatrias, sólo necesitamos tener esparanza.

21 de noviembre de 2011, 21:42  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal