lunes, marzo 12, 2012

Corro y respiro


Cada noche salgo a correr; necesito dejar atrás las cosas... Me gusta ver como Venus y Júpiter van, poco a poco, alejándose; cada noche más lejos; hoy no se ve la luna.

Corro por los barrios nocturnos. Piso calles sin necesidad de llegar a ningún sitio, a esa hora en que las vidas se recogen y por las ventanas hay hogares de hombres y mujeres que cenan, que queman su tiempo delante de un partido de fútbol, o viendo un programa donde dos rubias se sacan las tripas. Algunos también ven películas maravillosas, o se informan de las cosas que pasan, o se aman, los menos, al otro lado de los visillos.

Yo sigo corriendo cuando los niños ya duermen o están a punto de hacerlo; ya sus mentes van entrando en el dulce letargo de los pijamas y del agua de colonia; criaturas viajeras que se van marchando, allá donde nadie puede venderles nada ni cambiarles sus sueños por otros. Aunque sea solo hasta la mañana siguiente.

Yo corro y respiro; una pierna, luego la otra, y respiro. Algunos coches pasan con prisa dejando un halo fétido de humo. También me adelanta un autobús ronco donde hay gente cansada pensando en sus cosas.

Y corro bajo las farolas amarillas: Las aceras tienen grietas. Los árboles muertos dejaron sus esqueletos resecarse, y las pocas papeleras tienen pegados teléfonos de pintores, escayolistas, pulidores, fontaneros... hay casas vacías que envejecen mudas sin corazones dentro.

Al llegar a casa, mi móvil en la mesa, lo cojo y tiene un mensaje; “Que sea ella, que sea ella”, me digo mientras voy mirando impaciente como se va abriendo. Tengo aún calor de la carrera, las sienes mojadas, las piernas cargadas, y en el corazón un poco de cosquillas; “Que sea ella, que sea ella”, me repito. Y es ella; me siento muy bien y me meto en la ducha pensando en ella. Imagino entonces qué nombre tendrá y no se me ocurre ninguno.

Etiquetas:

4 comentarios:

Blogger Ars Natura ha dicho...

YO prefiero hacer las coss a la luz del día y dejar para la noche el descanso arropado en sueños placenteros.

El pasado domingo quizá pasé por delante de la puerta de su casa,llegué pedaleando hasta allí después de recorrer una ruta incierta sin rumbo fijo. Comí en la plaza donde se amontonaba la muchedumbre. Me acordé de usted, hubiera sido un buen momento para tomarnos un café juntos.

13 de marzo de 2012, 9:19  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Que alegria ver de nuevo un post tuyo. El Viernes nos vemos. Un abrazo.

13 de marzo de 2012, 18:19  
Blogger francisco romero ha dicho...

No hay cosa más bonita que correr por la noche por las calles de Gerena.

16 de abril de 2012, 20:35  
Blogger francisco romero ha dicho...

No hay cosa más bonita que correr por la noche por las calles de Gerena, a mi me encanta.

16 de abril de 2012, 20:36  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal