viernes, febrero 27, 2009

¿Qué hay dónde no hay?


Me da vértigo pensar en ella. Pues pensar en la nada es llenarla de cábalas fatigosas. Pero habrá que echarle valor a la cosa, e intentar por lo menos sembrar alguna duda, por si brotara la hierba.

¿Qué hay dónde no hay materia?
Si en un lugar no hay nada, ¿existe ese lugar?
¿Es la materia infinita? ¿Qué hay después de los planetas, de las galaxias?
¿Se podría conquistar la nada, como aquella luna que un día alguien pisó?
¿Es la muerte la única nada a nuestro alcance?
Si la nada existiera, y dentro de la nada no hay nada, ¿cómo será por fuera? ¿Estará cubierta de materia a modo de envoltorio y por eso no la vemos?
¿Es nuestro querido universo un camino, un valle, tiene alguna frontera, aunque inalcanzable, imaginable?
¿Es tan sólo un páramo de estrellas y soledades?, ¿Somos electrones o protones? ¿Dónde está nuestro núcleo? ¿Qué es mejor la fusión o la fricción?
¿Alguien sabe que pasará cuando todo nuestro universo se enfríe y esté tan expandido que nunca nos encontremos?

¿Será cuestión de empezar a creer que tampoco ella existe?

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal