miércoles, enero 27, 2010

Cosa de raros


Han empezado las voces, que claman la evidencia, a llegar a los altos estamentos políticos. Se produjo la primera votación de la historia de nuestro país: crueldad con los animales Sí, crueldad con los animales No. Por esto no puedo hacer otra cosa que admirar, desde Andalucía, a esa sociedad catalana, que demuestra, cuando se cuestiona la prohibición de las corridas de toros, una madurez envidiable.

Hace poco sentí verdadera vergüenza cuando, a vueltas con este tema, parlamentarios andaluces quisieron invitar a sus homólogos catalanes a una ruta turística sobre el significado de las corridas de toros en Andalucía; bochornoso; -¡Qué bien, qué bien, los políticos andaluces nos llevan de excursión!

Otros, en vez de intentar convencer, quieren que desviemos la atención del asunto en cuestión, incorporando mensajes ajenos como que los catalanes reniegan de todo aquello que huele a español. Quien utiliza este mensaje huye por peteneras de aquello tan simple y concreto que se conoce como “el cuit de la cuestión”; ¿De qué estamos hablando de nacionalidades o de las corridas de toros? Meter el discurso nacionalista aquí es como querer ganar un combate de boxeo nombrando, de mala manera, a la madre del adversario. Por ello, con la venia del respetable, hablaré de toros, de la rotura de la nación lo haré otro día, quizá cuando me importe.

Hablando de toros:

Genéticamente el sistema nervioso de un mamífero que se llame vaca, es idéntico al de un mamífero que se llame hombre, gato, ballena, león o perrito de la pradera. Dicho de otra forma: cuando al gato metía la cola en el brasero - o como decimos en Gerena, en la copa- esté chillaba, aullaba y corría. Nosotros por el olor sabíamos que el minino se había quemado el rabo, pero el chamuscado se enteraba, no por el olor, sino por el DOLOR.

Lo que voy a hacer ahora, como sabrá gran parte del respetable, se llama silogismo, bueno digamos que un silogismo particular:

“Un toro y un gato son mamíferos. Si a un gato se le pisa el rabo chilla. Por lo tanto a un toro no le hace gracia que le claven pinchos en el lomo."

Por mucho arte, ensueño e inspiración, el toreo a pie y el rejoneo son de la misma escuela que las peleas de pitbulls, de gallos, o la de los esclavos gladiadores que, por cojones, luchaban a muerte en la despiadada Roma. Diversión y dolor confundidos y obligados. Distinto sería que el Toro disfrutara con esa muerte, pero miren ustedes, no creo que exista un toro al que le vaya el sado.

El dolor sólo es justificable para causar un bien que lo repare. Causar dolor por diversión es de cobardes, maliciosos, criminales, ignorantes, desaprensivos... Aplaudir el dolor es de cínicos.

El aprovechamiento de la dehesa no lo justifica, los miles de millones de ingresos tampoco, la supervivencia de la raza menos aun. Sería admitir que el ser humano puede ser cruel con determinadas especies. Yo creo que esto ataca profundamente al Hombre, y que deberíamos avergonzarnos por asumir que en ciertos momentos la tortura forma parte de nuestra cotidianidad, que no pasa nada, que nuestras conciencias son un trapo impermeable a la sangre de estos animales.

No quiero dar ideas pero ¿Podríamos imaginar la suerte de banderillas sobre un perro, o la de espadas sobre un gato? ¿Podríamos soportar la visión del alguacil luego cortándole las orejas y el rabo al felino y más tarde al torero, orgulloso, pasear sus trofeos amarillos en las manos?

Los tiempos cambian y aquel malvado invento de matanzas, arena y gladiadores está a un paso de pasar a la Historia. Cada generación ve menos corridas de toros que la anterior, dudo que mis hijos vayan a una sola. Estadísticamente esto se acaba. No es entendible que una sociedad que avanza siga encontrando divertido, por ejemplo, ver a un matarife montado a caballo clavando pinchos a un animal vivo.

A los defensores de las corridas de toros quiero decirles que ciertas cosas, como las crueldades con los animales o los celibatos, mas temprano que tarde, serán cosas de raros.

Etiquetas:

14 comentarios:

Blogger Ars Natura ha dicho...

Totalemente de acuerdo contigo(parece mentira que seas andaluz).

Un saludo.

27 de enero de 2010, 9:26  
Blogger José Manuel Martínez Limia ha dicho...

Hola Aureliano.

Sigo sin tener una opinión completamente formada al respecto pero el otro día, viendo al Loco de la colina (que cada vez lo veo menos, porque cada vez me parece más impresentable) hacía un resumen de opiniones a favor y en contra de las corridas de toros. La verdad es que da un poco de vergüenza ajena (muy poco) escuchar las opiniones absurdas de algunos supuestos intelectuales. En realidad, sin tener claro el asunto, me parecían mucho más defendibles las opiniones en contra (como la tuya). No entraré a relatarlas y comentarlas una por una pero eso de que sino el animal no existiría, la dehesa no existiría, es una tradición que hay que conservar, es arte, ... me suenan a enormes tonterías que no soportarían, es cierto, ningún silogismo.

Sin embargo, permíteme que no acabe este comentario sin extrañarme yo mismo de la extrañeza de Ars Natura = "parece mentira que seas andaluz". No quiero calificarla, pero ¿qué quiere decir esa frase?, porque no la entiendo.

Saludos.

27 de enero de 2010, 17:31  
Anonymous charini ha dicho...

No se q tiene q ver ser Andaluz con estar a favor o en contra de como mueren, estos animales siente y padecen mucho, para q disfruten unos pocos .Yo creo q no por eso tiene q desaparecer la fiesta pues se puede enfocar de otra manera q no fuera la tortura y muerte de estos seres vivos .

27 de enero de 2010, 19:58  
Blogger Jaht ha dicho...

Los raros Aureliano, por aquí, por Extremadura, seguimos siendo los que estamos en contra de las corridas y los festejos populares, basados estos últimos exclusivamente en vaquillas, novillos al estilo de la Vera, encierros y tapas de rabo de toro recien torturado.

Los argumentos intelectuales de los defensores de la ¿"fiesta"?, eso del arte, choca frontalmente con la realidad de unos seguidores, en su mayor parte, iletrados y con una sensibilidad artística bajo mínimos. Aquello de las magnitudes directamente proporcionales, se cumple aquí:A mayor incultura mayor aprecio por la "fiesta nacional". Y a mí me duele más que a nadie el cumplimiento de esta afirmación, porque me duelen Extremadura y mi familia que, casi ninguno, se ha planteado nunca otra alternativa.

Siempre ha habido gran interés por parte del poder en mantener estos espectáculos que emboban a las masas; desde los romanos:«Panem et circenses» (Pan y circo)

27 de enero de 2010, 20:00  
Blogger DANI ha dicho...

Me alegra ver que hay gente capaz de separar la política de todo lo restante. Y no sólo hablo de los toros.

Todo está politizado y eso va a acabar con nosotros.

Por Dios! no creais todo lo que os cuentan, que a veces no es cierto.

Un abrazo desde aqui.

27 de enero de 2010, 22:20  
OpenID jordim ha dicho...

se puede hacer arte de cualquier cosa al parecer; hay gente que no soporta ver desaparecer las tradiciones, aunque una de ellas fuera que les cortaran los genitales a los treinta.

27 de enero de 2010, 22:51  
Blogger Ars Natura ha dicho...

"Parece mentira que seas andaluz"
Explicación:
Me extraña (pero de manera satisfactoria) que una persona que se ha criado en una tierra (la andaluza)tan vinculada al mundo de la tauromaquia de la que han salido alabados toreros y cosos tan famosos, al menos se cuestione esa tradición en la que se hace sufrir a un toro. Sé que no todos los andaluces son defesonres de la tauromaquia, pero la historia y mi experiencia me dice que la mayoría de ellos aplauden una buena corrida de toros. También sé que hay andaluces de pies a cabeza que no les gusta ver sufrir a un animal y por ello no están de acuerdo con las fiestas taurinas, hay gente para todo y respeto ambas posicciones.
No quiero que nadie se moleste por mis comentarios ya que no merece la pena y es sólo mi opinión personal.

Un saludo para todos.

28 de enero de 2010, 22:28  
Blogger kinisantos ha dicho...

Amigo Aureliano!!

No te quepa la menor duda, de que al parlamento catalán le importa tres huevos si el toro sufre o no sufre en una plaza de toros!!

Detrás de esos planteamientos "antitaurinos", sólo hay política nacionalista puerca y barata...!!

A las asociaciones "antitaurinas", sólo las estan utilizando porque les encaja el debate para alimentar sus propios intereses nacionalistas.

No hay nada más, créeme!!

Un saludo...

1 de febrero de 2010, 20:14  
Blogger Allek ha dicho...

me ha encantado tu texto
logras transmitir tanto..
mucha luz para ti!

2 de febrero de 2010, 0:59  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Amigo Aureliano, permíteme que así te considere después de leerte casi todos los dias, hasta ahora siempre he admirado tus comentarios y los considero justos, objetivos y sinceros pero, con este último creo que te has pasado. No estoy en absoluto de acuerdo con tu punto de vista, lo único que demuestras es que no tienes ni idea de lo que es la tauromáquia.

2 de febrero de 2010, 21:08  
Blogger Aureliano Buendia ha dicho...

Con todos mis respetos, amigo Joaquín, creo que adoleces de lo que criticas; dices que las asociaciones antitaurinas están siendo “utilizadas” por los nacionalistas, y creo que es todo lo contrario; los que no tienen argumentos para defender su postura taurina “utilizan” el debate nacionalista, el eslogan: Antitaurino = Antiespañol.

No, amigo Joaquín, se trata de enredar el asunto con la estrategia de la tangente. Es mucho más sencillo; más simple; si un taurino afirma que no le importa que se maltrate a un animal para que él se divierta, entonces consideraré congruente su opinión; injusta, ruin, pero congruente. Ahora, si un taurino afirma que lo es para que los políticos catalanes no lo manipulen, entonces de poco más podemos hablar.

Sinceramente, amigo Joaquín, me importa poco lo que opinen del tema los políticos catalanes. El cambio es más profundo; es de la sociedad. Lo que trato de decir en mi entrada es que, afortunadamente, las generaciones ya han empezado a darle la espalda a este lamentable espectáculo. Que cuando nuestros nietos o sobrinos sean adultos y quieran gastarse el dinero en una entrada irán antes a un concierto, a una obra de teatro, al cine, y que rara vez pagarán por ver como unos señores clavan hierros en un animal vivo. Por suerte las sociedades avanzan.

Por cierto amigo Joaquín me gustaría saber tu opinión al respecto, ¿Crees que hay maltrato animal en las corridas de toros?

Un saludo.

2 de febrero de 2010, 23:46  
Blogger Aureliano Buendia ha dicho...

Decirte lect@r anónim@ que me agrada su fidelidad y espero que un desencuentro no nos prive de futuras coincidencias.

Agradezco sinceramente su opinión y creo que acierta; Yo no sé de tauromaquia ni la comprendo, pues me parece absurdo que alguien se sienta un héroe masacrando a un animal.
Yo no entiendo ni sé de tauromaquia, pues cuando un rejoneador presume y es aplaudido por hincar, una y otra vez, puñales en la espalda de un toro me parece que de arte poco, que se trata de absoluto y radical desprecio a los sufrimientos de otro ser.

Le repito; no entiendo de Tauromaquia, ni quiero, y en mi entrada sólo he hablado de que compartimos el mismo sistema nervioso, común a todos los mamíferos. Que, por tanto, sienten dolor al igual que nosotros.

Si usted me convence que el Toro ni siente ni padece en esa muerte gloriosa – faltaría decir aquí :por el bien de la patria-, entonces dejará de interesarme este tema y sólo diría: disfruten señores del color de la sangre.

Buenas noches y vuelva cuando quiera.

3 de febrero de 2010, 0:18  
Blogger kinisantos ha dicho...

Amigo Aureliano!!

En breve conoceras mi opinión sobre este tema en GERENA VERDE, ya que esta sujeta a demasiadas connotaciones como para expresarlas en un sólo comentario.

Muchas opiniones, hay que fraguarlas tras hacerlas madurar en un profundo análisis que va más allá de si un animal sufre o no sufre. Es un tema muchísimo más complejo, que va más allá de la tauromaquia, y que salpica, dicho sea de paso, a la propia ecologia.

Un saludo...

3 de febrero de 2010, 14:43  
Blogger Pelayo ha dicho...

Cada Pais llama "cultura" a sus manías, y desde luego, la tortura, ni es arte, ni es cultura.

4 de febrero de 2010, 10:25  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal