domingo, abril 03, 2011

Galileo: de esferas perfectas nada de nada.

El gran e ilustre Aristóteles tuvo grandes aciertos, pero también errores de campeonato; por ejemplo pensaba que la Tierra era plana, los cuerpos celestes esferas perfectas, que todo el universo, incluido el Sol, giraban en torno a nuestro planeta. (Una mala tarde la tiene cualquiera).

Por eso cuando Galileo miró por primera vez a través de su telescopio y vio los cráteres de la luna, las montañas, los mares secos, aseguró que la luna tenía la superficie irregular, como la de la Tierra. Con aquella afirmación estaba atacando a los mismos cimientos de la teoría de Aristóteles, de los astros perfectos, del pensamiento general con una valía de siglos. Porque Galileo vio con sus propios ojos que de esferas perfectas nada de nada.

Lo mismo nos está ocurriendo hoy en día con las centrales nucleares; de tecnología perfecta nada de nada. Y lo que ha pasado ahora en Japón, que nadie intente explicarnos que será la última vez que pasará. Sólo será cuestión de tiempo; años, décadas... volverá a ocurrir. Es como los grandes accidentes de los aviones; nos montamos porque creemos que no van a pasar más, pero tristemente pasan.

Una central nuclear es un cáncer latente, y tenemos nuestro planeta repleto de ellas. Nos aportan energía barata y limpia, dicen los que las defienden, pero los residuos que se generan son indestructibles. Los individuos que gastamos hoy esa energía estaremos muchos miles de años muertos, y nuestra mierda cancerosa seguirá por aquí, enterrada o hundida en el mar, haciendo nada bueno.

Prefiero sacrificar mi bienestar, en lo referente al gasto energético, a tener una central nuclear dándome ese bienestar. Prefiero beber en búcaro, prefiero dormir en la azotea para no gastar aire acondicionado, prefiero ir por casa abrigadito en invierno, con calcetines dobles, si hiciera falta. Prefiero ciudades sin rótulos luminosos, con menos bombillas, prefiero que el Estado limite mi gasto energético a que prorrogue centrales nucleares caducas.

El sentido común brilla por su ausencia, ahora mismo me asomo a la ventana y veo que mis vecinos tienen piscinas preciosas de agua cristalina. Todo el año gastando energía para tener esa agua limpia. Y llevo cinco años viviendo en esta casa y nunca he visto a nadie bañarse en esas piscinas. Piscinas bonitas, limpias, sin nadie que se bañe.

El derroche energético es directamente proporcional al volumen de la cartera. El rico pone el aire acondicionado con una alegría superior al pobre. Lo mismo ocurre cuando llega la factura de la luz; el pobre se deprime, al rico no la mira.

Deberíamos empezar a pensar que los eco-comunistas no están tan locos, alguna razón tendrán.


Prefiero que al individuo le prohíban derrochar electricidad. Prefiero que no le permitan tener piscina privada si no es ésta mantenida con energía limpia. Que no le permitan al individuo en invierno que esté en su casa en cueros con la calefacción a tope, en vez de abrigado con la calefacción al mínimo. Prefiero que me limiten las horas que puedo tener la televisión encendida, a que me pongan una central nuclear. ¿Qué gobierno apostaría por esto?

Hay que democratizar la energía, por eso estoy a favor de limitar la velocidad en las carreteras y de un carné por puntos que hace que los ricos puedan, igualmente, perder la licencia para conducir, y no solo el dinero, que no vale lo mismo para todos.

El sentido común es un animal en extinción, o interesado, por eso hay quien defiende las centrales nucleares. Galileo lo vio por su telescopio; de esferas perfectas nada. ¿Tiene la humanidad que ver miles de muertos para comprenderlo?

Etiquetas:

5 comentarios:

Blogger kinisantos ha dicho...

Hola Aureliano!!

En las últimas semanas asisto atónito a los ataques implacables desde la prensa y la televisión de un "lobby nuclear" muy nervioso por los últimos acontecimientos hacia los colectivos ecologistas, y de verdad, siento nauseas.

3 de abril de 2011, 17:21  
Anonymous jmmlimia ha dicho...

Creo que la seguridad absoluta es imposible (e incluso indeseable), creo que hay mucho mito y bastante terror psicológico infundado en este asunto, creo que ya ha habido algunos accidentes nucleares y no ha pasado nada especial (con una visión amplia y alejada de las cosas), creo que el tema es algo más complicado que poner el aire acondicionado o no ponerlo. Dicho lo cual, me muestro absolutamente contrario al uso de una tecnología que no somos capaces de controlar y cuyo descontrol podemos dejar en herencia para los próximos 3 mil años.

3 de abril de 2011, 20:09  
Blogger DANI ha dicho...

Joder que radical te has puesto hoy ja ja ja. Yo estoy harto de hacer estudios geotécnicos para Centrales Nucleares que algunos se pasa por el forro de los cojones.

Pero lo de los 110??? uf no se.

En fin, un abrazo enorme

3 de abril de 2011, 22:24  
Blogger Belén ha dicho...

Las energías son de los poderosos, así está montado, por desgracia, las cosas...

Y todo tiene su precio, y el del gasto de energía está montado así, la pena es que siempre pagamos los mismos...

Besicos

4 de abril de 2011, 8:55  
Blogger Jose Ramon Santana Vazquez ha dicho...

...traigo
sangre
de
la
tarde
herida
en
la
mano
y
una
vela
de
mi
corazón
para
invitarte
y
darte
este
alma
que
viene
para
compartir
contigo
tu
bello
blog
con
un
ramillete
de
oro
y
claveles
dentro...


desde mis
HORAS ROTAS
Y AULA DE PAZ


COMPARTIENDO ILUSION
AURELIANO

CON saludos de la luna al
reflejarse en el mar de la
poesía...




ESPERO SEAN DE VUESTRO AGRADO EL POST POETIZADO DE CHAPLIN MONOCULO NOMBRE DE LA ROSA, ALBATROS GLADIATOR, ACEBO CUMBRES BORRASCOSAS, ENEMIGO A LAS PUERTAS, CACHORRO, FANTASMA DE LA OPERA, BLADE RUUNER ,CHOCOLATE Y CREPUSCULO 1 Y2.

José
Ramón...

5 de abril de 2011, 18:23  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal