domingo, julio 31, 2011

Crónica de un adelanto anunciado


Hoy terminé de leer (por segunda vez) un libro del todo recomendable; un clásico, una obra maestra de la narrativa en castellano: “Crónica de una muerte anunciada”. Pero no quiero hablarles hoy de mis lecturas ni de ninguna de mis otras debilidades; el hecho es que la noticia que hoy, -el día que he empezado a escribir este artículo-, desborda todos los medios de comunicación se parece bastante a este título: “Zapatero convoca elecciones anticipadas”. Y digo que ambas cosas se parecen porque no creo que nadie se haya sorprendido demasiado de este anuncio. Hace meses que los españoles hemos dejado de confiar en este hombre y todos sabíamos que era sólo cuestión de tiempo su marcha, y con el rabo entre las piernas, por cierto. Creo que Zapatero, convocando elecciones anticipadas, está haciendo un verdadero favor, pero más que a los españoles -que también-, sobre todo a su partido. En un programa de televisión escuché una frase que dijo algún famoso o famosa, dijo: “si me queréis, irse”. Eso es lo que le ha pasado a nuestro Zapatero, que sus compañeros de filas le decían; “Zapatero, si nos quieres, vete”.

¿A quién honra esta decisión?; creo que por anunciada y por dilatada a Zapatero no. Puede parecer que sí a los socialistas, que teniendo derecho a quedarse en el poder más tiempo han decidido soltarlo, pero para no quemarse. Así que mirándolo de esta forma tampoco a ellos, porque no nos equivoquemos, la casta socialista ha demostrado en su larga trayectoria su alta profesionalidad, y eso es así; son verdaderos animales políticos, y si han presionado a su líder a bajar la bandera antes de que suene la campana será porque saben que de perdidos al río, es decir, que si aguantan hasta el final de la legislatura lo único que iban a conseguir es machacar más aún la popularidad de Rubalcaba.

Qué curioso; el sustituto de Zapatero, un político de la era del felipismo; por tanto el PSOE ante la adversidad, en vez de renovarse se enroca, como ocurrió en nuestra localidad en las pasadas elecciones municipales. También, en la decisión de dejar el poder de nuestro edil saliente, se nos decía, poco más o menos, que era un sacrificio personal, y que demostraba la alta talla política de la persona que se declaraba en huida. Así que todo se vuelve a repetir, solo que ahora a nivel nacional; el capitán abandona: todo un valiente. ¿?

Está claro que la política de cetro-derecha del PSOE y la crisis económica le han hecho todo el trabajo al PP; ellos no han tenido que ilusionar a los españoles, ha sido suficiente con la desilusión para conseguir el desgaste del PSOE. Así que en pocos meses habrá elecciones. Y los del PSOE, y nosotros, que confiábamos que antes de las próximas elecciones la situación hubiera mejorado, ahora vemos que aquello era sólo una lejana esperanza. Ahora ya sabemos que esta crisis no es cosa de cuatro años, como los socialistas esperaban, como todos nosotros queríamos, menos Rajoy; es cosa de más años, es el resultado de las políticas que han venido practicando en nuestro país los sucesivos gobiernos que hemos tendido; no en cuatro, ni en ocho, quizás en los últimos treinta años. Así que con elecciones o sin elecciones; nada nuevo bajo el Sol, y los mismos que nos metieron en la crisis dicen que nos sacarán de ella. Sea como sea no podemos cuestionarles sus grandes virtudes de cuentistas; que no de cuentas, sino de cuentos.

No, no es cosa de cuatro años, sino de un modelo de desarrollo que hemos venido padeciendo de mucho tiempo atrás. Por eso tampoco creo que la culpa sea toda de Zapatero. Pienso que este hombre no deja de ser el último chivo expiatorio que carga ahora con todas las culpas, también las nuestras; casi me compadezco de él; como de Santiago Nasar, en el libro de Gabriel García Márquez; Zapatero y la crónica de la muerte anunciada de aquél que cataliza todas las frustraciones.

Y para rematar el cuadro, nuestro grandioso sistema electoral tendrá la última palabra. Y ya sabemos este sistema, donde todos los votos nos valen lo mismo, a quién favorece.
¿Qué es mejor para los españoles? ¿Un PP arrollador que saque mayoría absoluta y haga en los próximos cuatro años lo que le salga de ahí? ¿Qué los nacionalistas, favorecidos como siempre por el sistema D'Hondt, acaben teniendo la llave del gobierno, sea con el PP o con el PSOE?

Visto el panorama solo nos quedan dos opciones: o preguntarnos si realmente queremos un verdadero cambio y obrar en consecuencia, o seguir peloteando a los mercados para que, por amor de dios, nos consideren pájaros de fiar.

Etiquetas:

2 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Estoy de acuerdo con tu análisis, unos no han sido capaces y ( los que se suponen que vienen) otros tampoco lo serán. Mismos perros con distintos collares. Y ahora la duda asalta mas que nunca, a quien votar? Valdrá para algo mi voto si al final decide algún nacionalista? Mejor votar o no votar? No lo tengo claro, y lo peor es que No ME CREO NADA. Seguiré dándole vueltas.

1 de agosto de 2011, 8:38  
Anonymous Pepe Luis ha dicho...

Lo importante es votar al que sea con tal de que salgan del gobierno estos mangantes de tres al cuarto de la farsa del socialismo que han hecho el mayor recorte social de la historia de la democracia en este pais. Con estos tunantes llamados socialistas hemos retrocedido 40 años de lucha por los derechos de los trabajadores.

A quien sea, de verdad, un añito más de socialistas y nos vemos peor que Grecia.

Nunca nadie hizo tanto daño a un pais en tan poco tiempo.

1 de agosto de 2011, 21:47  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal