viernes, marzo 26, 2010

Por higiene




A las puertas de la Santa Semana Santa, de los días en que el culto a la escultura es cultura.

A dos pasos del lucimiento de los grandes y esperados estrenos; mantos, coronas, respiraderos de plata, mocasines de marca, braguitas nuevas por la vertical trasera.

A pocos días de la lenta carrera oficiosa, de las sillas plegables, del palquito revendido, de las apretadas, agobiantes, maravillosas y empalmantes bullas.

A pocas horas de la mellada medalla en el cuello, de la insigne insignia en la solapa, de la vara en la mano, y de los demás galones que jalonan al jerarca cofrade.

Al instante del desfile de la fila, de la pasarela interesada de los abraza farolas de catálogo, del regocijo entre cirios de los defensores de la moral.

Próximo al momento del lustroso tricornio, del monaguillo primado, del incienso dando porculo, del paseillo triunfante de los acólitos políticos, del prodigioso batido de la fe, el Estado, la cruz y la patria.

Y, sobre todo, cuando toda esa farándula urbana, junto a la santísima Barbie, estén pasando por mi cara.

Por higiene pensaré;

“No llevéis ni oro ni plata, ni dinero en el bolsillo, ni zurrón para el camino, ni dos túnicas, ni sandalias ni cayado. Y allí donde vayáis, decid a todos: La paz con vosotros.”

Creo que aquello lo dijo un tipo llamado Jesús.

Etiquetas:

9 comentarios:

Blogger Belén ha dicho...

Bueno, es que se ha perdido muchas cosas que dijo Jesús...

besicos

26 de marzo de 2010, 10:32  
Blogger Ars Natura ha dicho...

Qué contradicciones!

Y digo yo que si en vez de cristianos fueran musulmanes los que llevasen a cabo toda esa parafernalia, no los calificaríamos como fanáticos y los consideraríamos como peligrosos, por las cosas que llegan a hacer por su religión?

26 de marzo de 2010, 11:18  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Amigo ARS NATURA, por lo que si puedes apostar es por que si fueran musulmanes, el amigo Aureliano no hubiera podido escribir su texto.

26 de marzo de 2010, 21:46  
Anonymous Anónimo ha dicho...

"Pariente" No tengo palabras para calificar este pedazo de entrada, simplemente IMPRESIONANTE. ¡Enhorabuena! L.G.S.

26 de marzo de 2010, 23:07  
Blogger DANI ha dicho...

Tio, eres un genio! no se me ocurren más palabras. Jodido dias de hambre y collares lujosos.

Un abrazo sin fe

26 de marzo de 2010, 23:39  
Blogger José Manuel Martínez Limia ha dicho...

"Voto a Dios que me espanta esta grandeza" es el comienzo espectacular del, quizás, único soneto bueno que escribió Cervantes. El autor del Quijote no era un ilustre poeta. Es, sin embargo, el autor de una frase sencilla y demoledora que, tergiversada, todos hemos pronunciado alguna vez y es uno de los dichos más populares de la lengua castellana: "Con la Iglesia hemos topado" (en realidad la frase exacta es: "Con la iglesia hemos dado, Sancho" -II-IX- y sólo quería decir que, buscando el Palacio de Dulcinea en una noche oscura, se encontraron con la iglesia del pueblo).

Pues eso: con la Iglesia hemos topado y ... voto a Dios que me espanta esta grandeza, amigo Aureliano. Pero no te preocupes que algún politicamentecorrecto te explicará (me extraña que no lo haya hecho ya en esta entrada) la magnífica labor social que desarrollan estas mismas Hermandades.

Primero las platas, los edificios suntuosos, el oro, la pasamanería fina: "por JesuCristo vivo, cada pieza vale más de un millón", después la limosna. Es obvio por qué Jesús, pudiendo, no levantará nunca más la cabeza.

Saludos.

27 de marzo de 2010, 9:10  
Blogger tartésico ha dicho...

Lo mejor de la semana santa es lo de la vertical trasera

27 de marzo de 2010, 17:06  
Anonymous José Juan del Valle Ramírez. ha dicho...

Saludos Aureliano.

Coincido en parte contigo, pero ¿cual es la diferencia con cualquier otra celebración festiva o cualquier fin de semana?

Pienso que la semana santa representa en cierta manera la forma de ser de los andaluces y que la ostentación no es exclusiva de estas fechas.

Salud a tod@s.

27 de marzo de 2010, 22:05  
Anonymous Anónimo ha dicho...

La semana santa no representa la forma de ser de los andaluces, más que nada porque ni son todos los que están, ni están todos los que son, que no se pueden poner etiquetas tan alegremente.
Coincido con Aureliano en que un colectivo que promulga la humildad, la caridad y otros valores semejantes, no debería hacer ostentación de tanta riqueza habiendo tanta gente en situación tan precaria actualmente en nuestro país, que tampoco hace falta irse tan lejos para ver necesidades.
Saludos

29 de marzo de 2010, 0:01  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal