lunes, enero 28, 2008

Seguro que con hojas es más precioso todavia.

Solo es un árbol, está dentro de un castillo, encerrado entre altos muros de viejas piedras. Sobrevive doblado, torcido, arrugado. El día que le hice esta foto dormía, que no es lo mismo que la muerte, encerraba la vida. Y hubiera sido grandioso volver en primavera para fotografiar sus hojas. Pero Trujillo queda lejos. Seguro que con hojas es más precioso todavía.

Los árboles son seres que encierran la vida, el tiempo, la paciencia, la bondad, la verdad.
Una tierra sin árboles es solo huella que se pisa sin nada más allá de tu pié.

Por cierto antes de llegar a Gerena hicieron un esperpento de cuestas, curvas, banderas, y hormigón. Le llaman parque, pero no se porque. Por dentro no lo he visto, por fuera, que me perdonen, es bien feo, no sabrán sus promotores que nuestra tierra siempre fue cariñosa con el verde, con los árboles, con una buena sombra vegetal. Quizás tengan plantado árboles, pero sean pequeños, si vais por allí comprobadlo, y si no hay arboles sugeridles que los planten, que éstos van con agua, no con gasolina, y si no los plantan decidles que le cambien el nombre, que le quiten lo de parque y que le llamen Desiertosport, Descampadosport, o Feitosport. De Senda, perdonen, por ahora poco.

Y que conste lo digo sin acritud.

Etiquetas:

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal